Los trabajadores pasivos de Endesa As Pontes se manifiestan delante del viceconsulado italiano en A Coruña

Los trabajadores pasivos de Endesa As Pontes se manifiestan delante del viceconsulado italiano en A Coruña
Los trabajadores pasivos de Endesa As Pontes se manifiestan delante del viceconsulado italiano en A Coruña

Dada la escasa voluntad negociadora de la compañía, a mesa negociadora y los grupos de coordinación de colectivos de pasivos han convocado en el día de hoy concentraciones en todas las capitales de provincia donde haya consulado italiano para hacer llegar la protesta a la matriz Enel

Dada la escasa voluntad negociadora que está teniendo Endesa con el grupo de trabajadores pasivos (jubilados, prejubilados, huérfanos y huérfanas, y viudos y viudas), la mesa negociadora y los grupos de coordinación de colectivos de pasivos han convocado en el día de hoy concentraciones en todas las capitales de provincia donde haya consulado italiano para hacer llegar la protesta a la matriz Enel. En A Coruña se han manifestado un numeroso grupo de trabajadores pasivos de Endesa As Pontes delante del viceconsulado italiano en la rúa Rosalía de Castro, número 13. 

Después de 48 reuniones nada fructíferas entre dirección y sindicatos para negociar el V Convenio Colectivo, Endesa rompió unilateralmente negociaciones con los trabajadores activos y pasivos, que más tarde retomó, instada por el Ministerio, pero solo con los activos. 

La compañía se niega a seguir manteniendo los beneficios sociales a los trabajadores pasivos. Se trataban de retribuciones en especie intercambiadas por salario durante el tiempo activo del trabajador. Durante años se iba cambiando parte de la masa salarial pasándolo a un salario en diferido que se trataba de beneficios sociales, entre ellos, la parte de energía de producción ( kW), pagando también los impuestos que correspondian a este salario en especias.

Ahora Endesa, basándose en la reforma laboral del 2012, que limita la ultraactividad de los convenios colectivos en el plazo de un año, no quiere seguir negociando el convenio con los trabajadores pasivos para así no tener que abonar y llevarse limpios los más de 700 millones de euros que suponen los beneficios sociales de los casi 27.000 empleados pasivos de Endesa en España.

Los trabajadores pasivos continuarán con su protesta y su lucha por unos beneficios sociales que fueron adquiriendo a lo largo de su vida laboral y que ahora Endesa les quiere quitar.

Comentarios