Condenado a siete años de cárcel por dispararle a su vecino por el ruido que hacían sus hijos

Condenado a siete años de cárcel por dispararle a su vecino por el ruido que hacían sus hijos
Fuente: Google Maps
Condenado a siete años de cárcel por dispararle a su vecino por el ruido que hacían sus hijos

El agredido sufrió la amputación del miembro inferior afectado como consecuencia de las heridas causadas

Un hombre de 54 años ha sido condenado por la Audiencia Provincial de Sevilla a siete años de prisión por un delito de lesiones agravadas después de disparar con una escopeta de perdigones en la pierna derecha a un vecino de su mismo bloque en Sevilla capital. El agredido sufrió la amputación del miembro inferior afectado como consecuencia de las heridas causadas.

Después del juicio y una vez alcanzado un acuerdo de conformidad entre las partes, el tribuna ha condenado al acusado a siete de años de prisión, 20 años de alejamiento e incomunicación con la víctima y al pago de una indemnización de 250.000 euros en concepto de responsabilidad civil por los perjuicios ocasionados.


El acusado reconoció los hechos en la vista oral, y el tribunal ha estimado como agravante que es reincidente ya que éste fue condenado a 21 meses de prisión en 2013 a un delito de maltrato habitual sobre la mujer y a dos delitos de lesiones leves. También ha estimado como atenuante la anomalía psíquica que presentaba. .


Se consiera probado que el acusado, en la madrugada del 18 de noviembre de 2017 estaba en su vivienda cuando acudió a la vivienda de su vecino (que más tarde sería la víctima) para recriminarle el ruido que, al parecer, estaban ocasionando los hijos de éste. Cuando la víctima le abrió la puerta, el condenado le agredió “con una barra de punta metálica en el cuello”, tras lo cual se marchó a su domicilio. Más tarde, la víctima bajó al domicilio del agresor para pedirle explicaciones y este último, “sin mediar palabra”, le disparó con una escopeta de perdigones en la pierna derecha tras abrirle la puertaLas heridas provocadas supusieron la amputación de la extremidad dañada así como varias cicatrices. El acusado por aquel entonces padecía una psicosis tóxica que disminuía moderadamente sus facultades.


Comentarios
Lo más