El autor confeso del incendio del 2013 en Ribeira niega todos los hechos

El autor confeso del incendio del 2013 en Ribeira niega todos los hechos
El autor confeso del incendio del 2013 en Ribeira niega todos los hechos

El incendio que se dirime, y que calcinó casi doscientas hectáreas de terreno, tuvo al menos tres focos, según los técnicos

Jesús Emilio Fernández, el hombre que confesó haber provocado un incendio forestal que arrasó hasta 180 hectáreas el 27 de agosto de 2013 en Ribeira (A Coruña), ha negado este miércoles en la vista oral que fuese el autor y ha afirmado que contó aquella versión a la Policía Autonómica solo por presión.

Esa vez indicó que había discutido con su pareja, que se había tomado varias cervezas y que después, ya en el coche, quiso apearse para orinar y, al satisfacer esa necesidad fisiológica, terminó por arrojar una colilla.

El presidente de la sección sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña, Ángel Pantín, pidió a su representante legal que no moviese tanto la cabeza, ante la atenta mirada del patrocinado, que ahora ha rechazado su papel activo en las llamas que amenazaron el polígono industrial, el hospital y que obligaron a cortar la autovía del Barbanza.

En esta sesión, un agente forestal que dijo haberse cruzado con él en la mencionada autovía declaró que lo había encontrado desencajado y que pensó lo extraño que le resultaba, pero sin más; mientras que los agentes del cuerpo al que aludió negaron el relato de que estuvo forzado.

El incendio que se dirime, y que calcinó casi doscientas hectáreas de terreno, tuvo al menos tres focos, según los técnicos.

La vista oral por el mismo tendría que haberse celebrado el pasado septiembre, pero fue aplazada por la imposibilidad de un testigo pedido por la defensa para acudir en la fecha prevista.

El Ministerio Público pide una pena de 15 años. La Fiscalía considera que el procesado, en prisión preventiva de mayo de 2014 al mismo mes de 2015, con su actitud puso en riesgo a personas, a las que fue necesario evacuar por la proximidad de las llamas.

Según el escrito, el acusado actuó "con la intención de incendiar el monte", aparcó su coche debajo de un puente de la autovía del Barbanza y se adentró por una pista de tierra de la zona de A Carballa, en la parroquia de Palmeira, un camino en el que habría desencadenado "al menos tres focos de fuego en la proximidad de dos núcleos rurales", a sabiendas de que "se podía propagar a lugares habitados".

El acusado, que es cazador y había participado en labores de extinción de varios incendios en calidad de miembro de Protección Civil y también a título individual, fue "de los primeros en llegar a los lugares afectados" con "la disculpa de colaborar en la extinción", añade la Fiscalía, algo que hizo.

El fuego se propagó a un ritmo muy rápido y llegó hasta las proximidades del polígono industrial de Xarás, donde fue necesario desalojar varias naves, y a cerca del hospital del Barbanza, donde se llegó a "considerar seriamente" la evacuación de los enfermos.

Los gastos de extinción del incendio por parte de los equipos de la Xunta ascendieron a más de 85.000 euros y las pérdidas por daños y perjuicios sobrepasaron los 79.000, según la Fiscalía.

El juicio continuará mañana con la declaración de dos voluntarios de Protección Civil, uno de ellos encarcelado.

Comentarios