La Policía Nacional desarticula una red dedicada a la obtención ilegal del permiso de conducir a través de medios técnicos

Foto de archivo
La Policía Nacional desarticula una red dedicada a la obtención ilegal del permiso de conducir a través de medios técnicos

La organización facilitaba las preguntas y respuestas de los exámenes a ciudadanos extranjeros con dificultad en la comprensión y lectura del castellano, utilizando dispositivos o artificios electrónicos

Agentes de la Policía Nacional han detenido a cuatro personas en Palma, además de imputar a un quinto, como presuntos autores de los delitos de pertencia a grupo criminal, revelación de secretos, falsificación documental y delitos contra la Administración del Estado. Los arrestados conformoban un grupo criminal dedicado a facilitar las preguntas y contestaciones de los exámentes de la Dirección General de Tráfico a ciudadanos extranjeros con dificultad en la comprensión y lectura del idioma castellano, utilizando para ello medios técnicos y dispositivos o artificios electrónicos.

La investigación comenzó cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de un red dedicada a la obtención ilegal de los permisos de conducir en la ciudad de Palma. Tras varias gestiones, los agentes comprobaron que los investigados utilizaban el siguiente modus operandi: los examinados accedian a la sala del examen con un teléfono movil con cámara, escondido debajo de sus ropas y con la cámara en un ángulo que visionara el examen, para que otra persona ubicada en los exteriores de la Jefatura Provincial de Tráfico y experto en materia de tráfico, le contestase las preguntas a través de un auricular que también llevaba en la oreja el examinado.

Detención en pleno examen

Tras analizar todos los datos obtenidos, los agentes arrestaron in situ a un examinado en el momento de hacer la prueba y al experto que se encontraba en el exterior narrando las contestaciones. Además detuvieron a otras dos personas, el máximo responsable y el captor que se encargaba de buscar personas con problemas en la comprensión y lectura del español además de cobrar entre 1500 y 3000 euros por cada acto ilícito.Todos los detenidos son de origen indio.

Finalmente los agentes imputaron a un ciudadano español de 61 años cuyo objetivo era que, a sabiendas de las formas de obtener el teórico de forma ilegal, éste les ayudaba a superar el examen práctico. La operación continúa abierta y no se descartan nuevas detenciones.

Comentarios