Más de 400.000 niños necesitan ayuda urgente por el ciclón tropical Idai

Más de 400.000 niños necesitan ayuda urgente por el ciclón tropical Idai
Más de 400.000 niños necesitan ayuda urgente por el ciclón tropical Idai

El ciclón tropical, que provoca lluvias torrenciales y fuertes vientos de hasta 170 kilómetros por hora, tocó tierra el jueves por la noche en el puerto de Beira, la cuarta ciudad más importante de Mozambique

El ciclón tropical “Idai” ha dejado a su paso por Mozambique y Malawi lluvias y graves inundaciones que han afectado a cerca de 850.000 personas, de la cuales la mitad son niños. Las cifras siguen aumentando mientras “Idai” continúa su trayectoria hacia el oeste y su impacto se hace cada vez más evidente.

El ciclón tropical, que provoca lluvias torrenciales y fuertes vientos de hasta 170 kilómetros por hora, tocó tierra el jueves por la noche en el puerto de Beira, la cuarta ciudad más importante de Mozambique, dejando sin electricidad y sin líneas de comunicación a más de 500.000 personas. En todo el país, según cifras iniciales del gobierno, habría unas 600.000 personas afectadas, 260.000 de ellas niños.

"Cientos de miles de niños ya han visto cómo su vida quedaba del revés debido a las devastadoras inundaciones, y ahora el ciclón “Idai” ha traído más sufrimiento a las familias", señala Leila Pakkala, directora regional de UNICEF para África Oriental y Meridional. “Muchos niños han perdido sus hogares, sus escuelas, hospitales e incluso seres queridos y amigos. UNICEF está trabajando en coordinación con los gobiernos y con sus aliados humanitarios en los tres países para ampliar la respuesta y atender las necesidades más urgentes de los niños afectados y sus familias”.

El ciclón se ha desplazado a través de Mozambique y Zimbabue durante el fin de semana. Se calcula que cerca de 1,6 millones de personas viven en las zonas afectadas por las lluvias y los fuertes vientos.

Aunque aún se desconoce el impacto total del ciclón, lo más seguro es que haya destruido escuelas y centros de salud y que haya dañado las infraestructuras de agua y saneamiento. Es probable que las comunidades afectadas no tengan acceso a fuentes de agua segura, por lo que aumenta el riesgo de enfermedades transmitidas por el agua. También habrá hogares destruidos y habrán aumentado los riesgos en materia de protección, especialmente para las mujeres y los niños.

Desde principios de marzo, las inundaciones causadas por el sistema de tormentas del ciclón tropical “Idai” han afectado a más de un millón de personas y han causado al menos 145 muertes.

En Malawi, más de 922.900 personas –de ellas, unos 460.000 niños- se han visto afectadas en 14 distritos, según cifras del gobierno. Se han registrado 56 muertes y 577 personas heridas. El inminente ciclón podría complicar la respuesta humanitaria, ya que el acceso a las comunidades vulnerables, que ya es bastante limitado, podría restringirse más por las crecidas de agua. Miles de personas se han visto obligadas a abandonar sus casas inundadas, por lo que muchas familias carecen de suministros básicos como alimentos, agua e instalaciones de saneamiento. Las inundaciones también han interrumpido las clases para miles de niños.

En Zimbabwe, las primeras estimaciones de fuentes gubernamentales en el distrito de Chimanimani, en Manicaland, dejan el número de afectados en aproximadamente 1.600 hogares (8.000 personas), 23 muertos y 71 desaparecidos. Hay informaciones no oficiales de niños afectados por las inundaciones, deslizamientos de tierras y desprendimientos de rocas en Chimanimani.

Comentarios