Cuatro años de cárcel para el exconserje del Liceo La Paz de A Coruña por grabar niñas en los vestuarios

Cuatro años de cárcel para el exconserje del Liceo La Paz de A Coruña por grabar niñas en los vestuarios
Cuatro años de cárcel para el exconserje del Liceo La Paz de A Coruña por grabar niñas en los vestuarios

El hombre reincidió, pero esta vez utilizó la documentación personal de un trabajador para comprar con su DNI las nuevas cámaras

La semana pasada, en su segundo juicio por instalar cámaras en los vestuarios femeninos del colegio Liceo La Paz de A Coruña, el exconserje aceptó la pena de cuatro años de prisión. Ya a principios del 2017 había sido juzgado por lo mismo con el resultado de la captación de imágenes de tres menores en las duchas. La Fiscalía pedía cuatro años y medio de cárcel par aél pero, después de que los tutores legales de las víctimas retirasen la denuncia, el hombre reconoció los hechos y aceptó un acuerdo de un año de prisión, cinco de libertad vigilada, un curso de educación sexual y no acercarse al colegio a menos de cien metros.

Tras esto, el hombre reincidió, pero esta vez utilizó la documentación personal de un trabajador para comprar con su DNI las nuevas cámaras. Después contrató a un tercero y a la madre de este para que se encargaran de entrar en el colegio y dejar las cámaras en el vestuario. 

El plan del acusado era acusar a un compañero usando su DNI para la compra, descargando en la tarjeta de memoria de la cámara material pedóficlo y contactando con una tercera persona para que dejara el aparato en el interior de una mochila en el centro educativo. Esta primera cámara no fue hallada, pero lo intentó una segunda vez y esta vez sí que la encontraron y en ese momento se convirtió en el priemr sospechoso. La policía entró en su domicilio y encontraron la documentación de su excompañero. Lo que no encontraron fue material pedófilo en su ordenador.

Además de reconocerlo todo y aceptar la condena, el joven y la madre que colocaron las cámaras también asumieron su culpa. El exconserje estaba en Mallorca y acudía a un curso de rehabilitación, tal y como demostró su abogado, lo que ayudó a que el fiscal redujese la pena.

Comentarios