Cargos de la Xunta reafirman que fue la Fundación quien hizo el pago de la indemnización de 150.000 euros a Cavanna

Cargos de la Xunta reafirman que fue la Fundación quien hizo el pago de la indemnización de 150.000 euros a Cavanna
Cargos de la Xunta reafirman que fue la Fundación quien hizo el pago de la indemnización de 150.000 euros a Cavanna

Durante la jornada de ayer se sentaron como testigos a dos altos cargos de la Xunta; Jesús Oitavén y Antonio Fernández-Camba

Ayer se celebró la segunda jornada del juicio contra Marina Castaño, viuda de Camilo José Cela, Tomás Cavanna, exgerente de la Fundación Cela, Dositeo Rodríguez, exconselleiro y patrono y Covadonga Rodríguez, actual subdirectora, por un presunto delito de malversación de fondos públicos para pagar la indemnización del despido de Cavanna. La Fiscalía pide cuatro años de cárcel para cada uno de los acusados.

Durante la jornada de ayer se sentaron como testigos a dos altos cargos de la Xunta; Jesús Oitavén y Antonio Fernández-Camba, que ejercieron funciones de secretarios generales técnicos de la Consellería de Cultura. Estos mismos afirmaron en varias ocasiones en las declaraciones que fue la Fundación Cela y no la Xunta de Galicia la que pagó la famosa indemnización de 150.000 euros a Tomás Cavanna.

Los dos aseguraron que todo el proceso siguió el proceso normal de fiscalización y que se tuvo que contemplar el cese de Cavanna en el plan de viabilidad, hecho por la propia Fundación, ante la imposibilidad de asumir su salario que ascendía a más de 100.000 euros anuales y que en manos de la Xunta de Galicia bajaría a la mitad algo que no accedía el exgerente.

Oitavén aseguro que la adenda de 207.000 euros que se aprobó a mayores de las subvenciones anteriores, recibidas estaba en el plan de viabilidad, estaban justificadas para pagar la indemnización y otros pagos pendientes de proveedores por parte de la Fundación.

Estefanía Lama del Corral, sobrina y prima de los acusados Dositeo y Covadonga Rodríguez, aseguró que el acuerdo del cese fue la mejor solución para la Fundación ya que llevarlo a juicio "sería un suicidio". Afirmó que si no se hubiera llegado a un acuerdo la entidad podría haberle pagado al menos el doble de los 150.000 euros. 

Por último, Senén Barro, antiguo rector de la Universidade de Santiago de Compostela en la época en la que se produjo el despido, aseguró que en ninguna de las reuniones del Patronato de la Fundación Cela se habló de una cifra sino que se encomendó a llegar a un acuerdo.

Hoy será el tercer día de juicio en el que se espera otros testigos claves de la investigación así como de la defensa para conocer la verdad sobre los hechos de los que se les acusa.

Comentarios