El Caso Cela termina con la defensa pidiendo la absolución ante una acusación "cogida con pinzas"

El Caso Cela termina con la defensa pidiendo la absolución ante una acusación "cogida con pinzas"
El Caso Cela termina con la defensa pidiendo la absolución ante una acusación "cogida con pinzas"

La Fiscalía sigue insistiendo en los cuatro años y seis meses de cárcel para cada uno de los acusados así como una indemnización de 150.000 euros

Después de cuatro días la causa contra viuda del Nobel gallego, Marina Castaño, el exgerente de la Fundación Cela, Tomás Cavanna, el exconselleiro y patrono, Dositeo Rodríguez, y su hija, Covadonga Rodríguez, ha terminado hasta el visto para sentencia.

La Fiscalía sigue insistiendo en los cuatro años y seis meses de cárcel para cada uno de los acusados así como una indemnización de 150.000 euros, el dinero que le fue entregado a Cavanna a la hora de su despido.

En las conclusiones finales, la Fiscalía y la acusación particular del caso reiteraron sus sospechas a los acusados urdiendo una trama que comenzaría por el 2005 para terminar con la supuesta simulación del despido de Tomás Cavanna y el pago de su indemnización con dinero público.

Por su parte, las defensas mostraron una versión de los hechos completamente distinta. El abogado de Marina Castaño argumentó que la acusación de los hechos "está cogida con pinzas" ya que no se sustenta en pruebas sólidas. Afirmó que se encuentra en el banquillo por ser solo la viuda de Cela y no por su papel al frente de la Fundación.

El abogado de Cavanna fue mucho más duro en sus alegatos negando que su cliente se hubiera beneficiado del despido al aceptar menos dinero de lo que le correspondía realmente por todo su trabajo al frente de la Fundación. El letrado de Dositeo, tirando más del sentimentalismo, quiso mostrar el apoyo constante de Rodríguez y la preocupación para que la entidad se quedara en Galicia. A la vez calificó de "intachable" la carrera profesional de Dositeo a la vez que consideró una injusticia la situación que está viviendo.

Finalmente, Tomás Cavanna quiso ejercer su derecho de la última palabra para mostrar sus quejas del proceso que se alargado a lo largo del tiempo y el sufrimiento que ha acarreado para los mismos y para las familias.


Comentarios
Lo más