Juan Pérez Miramontes, expresidente del sindicato Xóvenes Agricultores, enviado a prisión preventiva

Juan Pérez Miramontes, expresidente del sindicato Xóvenes Agricultores, enviado a prisión preventiva
Foto de archivo
Juan Pérez Miramontes, expresidente del sindicato Xóvenes Agricultores, enviado a prisión preventiva

Juan Pérez Miramontes, que estaba muy vinculado al PP, es el principal sospechoso como cabecilla de la red que fue desarticulada que traía mujeres engañadas de Paraguay

Juan Pérez Miramontes, el que fue presidente del sindicato Xóvenes Agricultores y que está siendo investigado por la red de trata de blancas ha sido enviado a prisión preventiva. 

Juan Pérez Miramontes, que estaba muy vinculado al PP, es el principal sospechoso como cabecilla de la red que fue desarticulada que traía mujeres engañadas de Paraguay, y una vez en Santiago, las obligaban a ejercer la prostitución en un piso en el Ensanche. Supuestamente, Pérez Miramontes ponía el dinero de los billetes de avión de las mujeres a las que les prometía trabajo en España. Pero cuando llegaban a Santiago, eran controladas para que se prostituyesen porque tenían que devolver el dinero del viaje. 

En total, fueron arrestadas seis personas el martes. Además del expresidente de Xóvenes Agricultores, detuvieron a otro hombre y a cuatro mujeres más. De estos cinco, solo una de las mujeres, considerada como la que controlaba a las mujeres para que se prostituyesen, ingresó también en prisión provisional.


Se pudo rescatar a doce mujeres paraguayas en el operativo de Santiago. Todavía no se sabe si alguna de las víctimas es menor de edad. Y en Paraguay también fueron detenidas otras tres personas consideradas como los captores. 

Esta investigación concluye después de seis meses en la que colaboraron con autoridades paraguayas. Ahora es el Juzgado de Instrucción número 3 de Snatiago el que dirige la causa, cuyos delitos son trata de seres humanos con fines de explotación sexual, favorecimiento de la prostitución y alteración del estado civil de menores.

Comentarios