El Chicle: "Se sabrá la verdad"

El Chicle: "Se sabrá la verdad"
El Chicle: "Se sabrá la verdad"

La fiscalía destaca la planificación de sus hechos delictivos mientras que el abogado de la defensa alega que la intención de El Chicle era únicamente la de robarle el móvil

Alrededor de las 10:00 horas de ayer jueves 11 de abril se reanudaba el juicio contra José Enrique Abuín Gey, alias El Chicle. En el día de ayer estaban citados varios peritos que analizaban el modus operandi del Chicle a la hora de abordar a sus supuestas víctimas.

También analizaron el coche de El Chicle en busca de pruebas. Para ello se contactó a través de internet con dos peritos y la autora de dos de los informes periciales ratificó ambos informes. En el primero hablaban de la palanqueta y una tarjeta con saliva de la víctima, muestra indubitable. Afirmaron que en la palanqueta había ADN de El Chicle.

En el segundo informe se reflejaba los resultados del análisis del Alfa Romeo gris, en el que también había ADN de Enrique Abuín además de restos orgánicos de Rosario, la mujer de Abuín. Se encontraron dos pelos en el maletero, y una vez analizados y cotejados con la muestra indubitable de saliva, se llegó a la conclusión de que pertenecían a la víctima.

La siguiente en entrar fue una perito forense del IMELGA que explicó que, después de examinar las consecuencias psíquicas de la víctima, se podía hablar de que sufría estrés postraumático: angustia, nerviosismo, ansiedad, dificultad para dormir, disminución del apetito y de la capacidad de disfrute...

Lo mismo que dijeron sus terapeutas, tanto del sistema público como del privado, que coincidieron con la anterior perito en el diagnóstico actual. Tanto la perito forense como los terapeutas fueron preguntados tanto por la Fiscalía como por la acusación. La representante del Ministerio fiscal quiso saber si los síntomas persisten a día de hoy, a lo que todos respondieron que sí. Por su parte, el abogado de la defensa les preguntó si el acoso mediático que sufrió la víctima, además de ser conocedora por la prensa del que los medios trataban como depredador sexual, pudo agravar el estrés que sufría y sufre. A esta pregunta los peritos también coincidieron respondiendo que puntualmente pudo agravar e influir, pero no fue determinante.

Conclusiones

La fiscal empezó sus conclusiones destacando que el relato de la víctima, tanto en sede judicial como policial, ha sido siempre coherente, detallado y con ausencia de venganza. Además de que el audio, una prueba imprescindible, se reconoció su propia voz.

De Abuín Gey destaca la planificación de sus actos, que no se trata de un arrebato. Los actos los lleva a cabo en el Alfa Romeo propiedad de su mujer, porque tiene un maletero más grande. Estudia in situ a su víctima y planifica delitos muy graves. 

Además afirma que la tesis del acusado no se sustenta. En un primer momento le dice a la policía que estaba intentado robar dentro de un coche y que vio a la víctima con el móvil y creyó que lo estaba grabando. En cambio, en el juzgado dio la versión de que quería robarle el móvil por el valor que tenía.

La fiscal se pregunta porqué, si la intención era robarle el móvil, en vez de pedirle hasta en cinco ocasiones el smartphne, no se lo quitó directamente o incluso el bolso. Continúa su alegato diciendo que planifica sus actos porque el maletero estaba vacío con una sábana, manta o toalla dentro. 

La víctima iba chateando por Whatsapp y fue atacada por sorpresa, ya que, según se pueden ver en las imágenes, él da la vuelta con el coche y la sigue hasta que aparca. Abre la puerta del copiloto y se apoya en ella, de cara a la víctima. Es el momento en el que la agarra amenazándola con un objeto metálico y pidiéndole el móvil. Pero el momento que aparece un coche, ruido identificado en el audio, cambia su estrategia diciéndole que era una broma. Sostiene que la verdadera intención de El Chicle era privarla de comunicación, no quería el móvil por su valor. Tras lo cual afirma que fue una tentativa de agresión sexual, ya que la empuja y la víctima cae sentada dentro del maletero con las piernas fuera. Pero también, en el momento que aparecen dos testigos, los que auxiliaron a la víctima, la deja salir del maletero.

su parte, el abogado defensor realizó su alegato asegurando que la intención de El Chicle era robarle el móvil. Llama la atención de las contradicciones entre la víctima y los testigos: la víctima no vio la capucha y dijo que era moreno, mientras los testigos que aparecieron dijeron que sí tenía una capucha y que era rubio. También alude a la prueba pericial de los pelos encontrados en el maletero, que según asegura, estaban en el borde superior del mismo, y no dentro.

Además, añade que la teoría que sostiene la fiscal de la posible agresión sexual, se debe a la contaminación que los medios pudieron hacer al hacerse eco del caso de Diana Quer. Al igual que las secuelas psíquicas de la víctima, ya que sufrió un acoso mediático hasta el punto de subir hasta la puerta de su casa cuando se hizo público el arresto. Mientras que antes, dudaba si había sido una broma.

También habla del momento en el que la víctima cae en el maletero, sosteniendo que tuvo que ejercer mucha fuerza física para salir del maletero sujetando fuertemente el móvil y el bolso. Alega que realmente no tenía miedo por su vida, sino por el móvil porque no lo soltó en ningún momento.

Derecho a la última palabra

Una vez expusieron sus conclusiones tanto la Fiscalía como el abogado de la defensa, le tocó el turno a José Enrique Abuín, alias El Chicle, para que, si lo deseaba, pronunciase sus últimas palabras.

- ¿El acusado tiene algo que añadir a lo dicho en esta sala?

A lo que El Chicle contestó que sí y se sentó en el asiento donde se declaraba. En este preciso momento, el padre de Diana Quer, Juan Carlos Quer, se puso de pie, para recibir estas palabras y como dijo él, "para hacer presente a su hija en la sala", a lo que el tribunal le pidió que se sentase y guardase silencio como el resto de los allí presentes.

En el momento de su última palabra, José Enrique Abuín Gey quiso destacar, entre otras cosas, que uno de los agentes mintió en el juicio. Según explica, el agente dijo que no sabía que estaba siendo investigado por el caso de Diana Quer, pero ese mismo agente fue el que fue a su casa para solicitarle que llevase el Alfa Romeo gris para inspeccionar a Santiago, y que luego lo llevó a su puesto de trabajo en un polígono de Pobra do Caramiñal. Además aseguró que ese mismo fue el que le realizó una prueba de ADN posteriormente.

Por otra parte, aseguró que los agentes que dijeron que no sabían que cogía otro coche mintieron porque tiene fotografías en el móvil, el cual le fue requisado, donde aparecía con el Fiat.

En relación al Alfa Romeo, afirmó que no se puede abrir desde el puesto del piloto porque el botón no funcional. Lo que se tiene que hacer es sacar la llave del contacto, y con esa llave, abrir el maletero con ayuda de un golpe.

También dijo que el maletero tenía una apertura de 70 centímetros donde creía imposible que cayese una persona dentro de un empujón, y en el caso de que así fuera, no podría salir fácilmente porque tiene una profundidad de 25 centímetros.

Además aclaró, según él, que en el momento del asalto a la chica de Boiro, él no era rubio sino que tenía el pelo teñido de blanco con las puntas color ceniza.

Quiso recalcar que en el momento de que lo detuvieron, nunca le dijeron que era por el caso de la chica de Boiro sino que le dijeron que quedaba detenido por el asesinato de la "chica de Madrid". En ningún momento ha sido capaz de pronunciar el nombre de Diana Quer, se refería a ella con el término "la chica de Madrid".

Finalmente, dijo sentía lo ocurrido y que si pudiera dar marcha atrás dos años antes, la daría. Que "la verdad" se sabrá y sino, que se encargará él de que se sepa pero no ahora, sino cuando salga. Y le pide a la familia de "la chica de Madrid" que no duden de cosas... momento en el cual el tribunal le llama la atención al referirse a otro caso que no estaba siendo juzgado. Él afirmó que nunca había tenido fuerzas para hablar hasta ahora.

Y con estas palabras, el juicio ha quedado visto para sentencia.

Comparecencia de los padres

Tras esto, Juan Carlos Quer, padre de Diana Quer, y Eli, madre de la víctima de Boiro, dieron cada uno sus propias conclusiones en una comparencia a los medios.

Juan Carlos Quer, quiso de nuevo reafirmar su defensa de la prisión permanente revisable llamando la atención a los políticos. También ha hecho referencia a lo que dijo El Chicle en su último alegato, afirmando que si pudiera echar "marcha atrás dos años, lo haría". Se le ha preguntado si con este alegato, Abuín reconoce su culpa, a lo que Quer responde: "Este individuo no tiene ni sentimientos, ni valores. A Diana la tuvo 500 días en un pozo, y estando Diana 500 días metida en un pozo, todavía estaba intentando meter a esta niña en el maletero". También quiso agradecer la profesionalidad de la Fiscalía, y el buen trabajo de la Guardia Civil. Y espera del tribunal que establezca una condena ejemplar.

Eli, la madre de la víctima de Boiro, ha expresado que le parecen todo una mentira las declaraciones finales de Enrique Abuín. También quiso aclarar que a Abuín lo detuvieron el 29 de diciembre, y su hija ese día ya estaba yendo al psicólogo. Por lo que la teoría del abogado defensor del agravante de caso mediático no se sostiene. "¿Cómo él puede decir que le afectó lo que le hicieron los medios? ¡Le afectó lo que le ha hecho! ¡Nada más! Y que la iba a violar y que la iba a matar. ¡Eso seguro! Lo mismo que hizo con Diana, estaría en el mismo sitio y lugar. Y hoy en día no se sabría que sería de ellas, de las dos. Porque es un desgraciado, un depredador. Estas personas no merecen estar en la calle. ¡No pueden estar! Y los jueces lo tienen que mirar".

En esos momentos la madre se derrumba. Le preguntan por cómo está su hija, a lo que responde que lleva días sin dormir, lo mismo que ella. También ha aclarado que no han hecho acusación particular porque la víctima no quería. Y cuando le preguntan por el perdón que pide El Chicle afirma: "¿Perdón? Ese no tiene perdón. Que se lo perdone Dios si puede, porque yo no lo perdono".

También fue preguntada por la reacción de Quer cuando se levantó en el momento que iba a hacer su última declaración El Chicle: "La entiendo perfectamente porque, yo no sé como tanto aguanta, no sé. Porque a veces me daban ganas... no sé. Y la tengo aquí. Y él que no la tiene, y sabiendo lo que debió pasar esa niña, yo no sé como lo aguanta. Yo no quiero estar en su pellejo, ni en el de su familia. Porque como me siento yo, me imagino como deben de estar ellos".

Comentarios