Juan Carlos Quer: "La única justicia sería que entrase mi hija por una puerta con vida y saliese por otra este individuo hacia prisión"

Juan Carlos Quer: "La única justicia sería que entrase mi hija por una puerta con vida y saliese por otra este individuo hacia prisión"
Juan Carlos Quer: "La única justicia sería que entrase mi hija por una puerta con vida y saliese por otra este individuo hacia prisión"

COMPOSTELA24HORAS conversa con Juan Carlos Quer, padre de Diana Quer, la joven madrileña que fue vista por última vez en A Pobra do Caramiñal el 22 de agosto de 2016 y que permaneció desaparecida casi 500 días. Finalmente su asesino confeso reveló donde estaba el cuerpo.

La semana pasada se celebró el juicio contra José Enrique Abuín Gey, alias El Chicle, por el intento de rapto de una mujer en Boiro el 25 de diciembre de 2017. Y Juan Carlos Quer ha estado presente. Otra vez queriendo buscar la mirada del asesino confeso de su hija, pero sin éxito. El Chicle no levantó la cabeza. Él la tiene muy alta por su hija.

Juan Carlos Quer habla en exclusiva con COMPOSTELA24HORAS para contarnos lo que sintió, lo que siente y lo que sentirá.

Después de las jornadas de la semana pasada del juicio de José Enrique Abuín Gey, ¿cómo se siente?

Pues esperanzado de que se haga justicia. Obviamente es un trance muy duro tener que pasar por el testimonio, por las revelaciones de ese audio, que te hacen revivir lo que tuvo que pasar mi hija. Pero esperanzado de que se haga justicia, y de que a este individuo se le aparte de la sociedad.

¿Qué sintió al ver al asesino confeso de su hija?

Es tan poca cosa... es nada. Una persona que se oculta, que es capaz de atentar contra la vida, contra la integridad de niñas inocentes. Y verle convertido después en lo que es, pues es revelador.

¿Qué cree que se refería El Chicle cuando dijo que se sabrá toda la verdad?

Él siempre intenta exculparse, así que si tiene que revelar alguna verdad, ya está tardando en ponerse en contacto con su señoría y en informarle.

Él ha pedido perdón la semana pasada, ¿usted le perdona?

En modo alguno, eso es una estrategia procesal. Este individuo es un psicópata que, como todos los psicópatas, cosifican a las personas. Por eso, ni siquiera es capaz de mencionar el nombre de mi hija, porque para él es una cosa. Mientras mantenía oculta  a mi hija en un pozo, estaba tan arrepentido, que estaba volviendo a intentar hacer lo mismo con otra segunda niña. Así que de nada me sirven sus estrategias procesales, son palabras huecas dichas por una persona que jamás empatizará ni tendrá los valores de un ser humano.

Si pudiera tener una conversación con El Chicle, ¿qué le diría?

Nada, no la tendría.

Durante los 500 duros días sin Diana, ¿qué se le pasaba por la cabeza?

Es una forma de amplificar el dolor del drama que pueda estar pasando tu hija a un nivel que es inhumano. No conocer siquiera la suerte, obviamente después de tres días desaparecida. Y sabiendo como conocía la forma de comportarse de Diana que jamás se había ausentado de casa sin comunicarlo y sin avisar, siempre telefónicamente, a partir de ahí te pones siempre en lo peor. Y en lo peor durante 500 días es un desgaste brutal. 

¿Ustedes tenían la esperanza de que siguiese con vida? ¿O esa esperanza se pierde?

Nunca. Como padre siempre esperas un milagro, aunque toda la aplicación de la razón te lleva a que es muy complejo que sea así. Igual que te puede tocar la ruleta de la muerte, te puede tocar también la ruleta de la vida. Y esa también la confiábamos y la esperábamos.

¿Estuvieron a punto de tirar la toalla? ¿Qué confianza le inspiraron desde la UCO para seguir adelante?

Jamás la Guardia Civil tiró la toalla. Yo siempre pondré en valor el extraordinario trabajo de la Guardia Civil. Su tesón al margen de las adversidades que se presentaron, que fueron muchas. La sociedad lo sabe, que la detención de este individuo por el acontecimiento de T. no fue nada más que un desencadenante. Ya la Guardia Civil le seguía muchos meses atrás a este individuo. Y ya estaba colocando y organizando toda la prueba documental para llevársela a su señoría. Así que esto fue solamente adelantar, precipitar una circunstancia. A pesar de que se sobrearchivó provisionalmente la ficha de la niña, la Guardia Civil siguió trabajando. Y siempre confié, porque así se comprometieron. Personas, además de guardia civiles por encima de todo son personas con valores que se comprometieron conmigo: "Encontraremos a Diana, Juan Carlos, no te preocupes". Y eso no lo voy a olvidar jamás.

Recordando el fatídico momento en el que le comunican que han encontrado a Diana ¿qué sintió? ¿Cómo fue ese momento?

Pues ya estás preparado para esa llamada. La recibí a las cuatro y media de la madrugada. Con una voz entrecortada, el comandante Arturo Marcos, que fue la persona con la que yo estuve en comunicación diaria, día y noche, durante esos 500 días. Y me llamó para decirme: "Juan Carlos, ya tenemos a Diana con nosotros". Y era tal el nivel de confianza que yo ya tenía en las personas de la Guardia Civil que le dije: "No os separéis de la niña hasta que yo llegue". Y así lo hicieron.

Teniendo en cuenta que se han sacado a la luz muchos detalles personales, se han barajado muchas hipótesis que no eran verdad durante los 500 días, ¿cree usted que los medios de comunicación se han equivocado al tratar el caso de Diana?

Y se retrataron ante la sociedad de un modo brutal. Fue un daño adicional provocado en la familia.

En el juicio de la semana pasada, durante la declaración de la víctima, ¿usted que sintió?

Cuando describió T. el relato, y lo hizo con una fuerza y una valentía brutal, ya le dije: "Vas a hacer un gran servicio a la sociedad con un testimonio valiente". Y así lo hizo. Nada más que vivir la experiencia que pudo pasar tu hija y eso resulta duro, como no puede ser de otra manera.  Cuando en su declaración le dijo a su señoría "yo sabía que si se cerraba esa tapa del maletero ya estaba muerta", estaba diciendo lo que sentía. Y se ha acreditado en el procedimiento que, en modo alguno, era el móvil de este delito de ese delincuente  y no el apropiarse de un teléfono. Se hubiera apropiado sin dificultad de ningún tipo. Pero se quería apropiar del móvil para meter la niña en el maletero, y con el mismo modus operandi que tuvo con Diana reproducirlo literalmente, y esta niña habría terminado en el mismo pozo en el que terminó mi hija.

Usted es un firme defensor de la prisión permanente revisable ¿no cree en la reinsercción?

Por supuesto que sí. Por eso creo en la prisión permanente revisable, porque creo en la reinsercción. El cumplimiento íntegro de las condenas, sí que no es garantía de la reinsercción, por dos razones fundamentales. La primera es porque al reo no se le puede exigir que haga cursos de rehabilitación, es su voluntad. Y si su voluntad es que no quiere rehabiliatarse, tras el cumplimiento de la condena será puesto en libertad y volverá a pasar lo que pasó con el asesino de Laura Luelmo cuando dijo "jamás me vuelvan a poner en libertad, volveré a asesinar una vez más".

Yo, que soy contrario a la pena de muerte y a la cadena perpetua, y que estoy a favor de la reinsercción, precisamente por eso apoyo la prisión permanente revisable. Durante el plazo de cumplimiento de la condena, este individuo tendrá los mecanismos para poder rehabilitarse y reinsertarse. Pero si no manifiesta voluntad, este individuo, constituyendo un peligro para la sociedad, no será puesto en libertad. Y esa es la virtualidad que tiene la prisión permanente revisable. Una pena que está avalada por el Consejo de Estado, que es conforme al Tribunal de Derechos Humanos europeo y que existe en las legislaciones más avanzadas de Europa.

Usted en redes sociales critica bastante a la izquierda de este país por este mismo caso de la prisión permanente revisable pero ¿no le preocupa la política de la mujer que baraja la derecha? Por ejemplo, que igualan la violencia de género a la violencia doméstica.

Yo políticamente no tengo nada que decir, soy un ciudadano. Eso sí, un ciudadano apoyado por 3.200.000 personas que quieren garantizar la protección de la mujer y nuestros hijos, no solamente educando, sino también aplicando normas penales que sean efectivas y la prisión permanente revisable lo es. Siete de cada diez ciudadanos de todas las ideologías defienden la no derogación de esta pena.

Y en relación con la pregunta, defender a la mujer es buscar la equiparación de derechos, buscar la protección en los aspectos en los que sea vulnerable y ampararla y protegerla, no solamente mediante la educación, sino también con medidas penales que garanticen el que no estemos sacando sistemáticamente a violadores a la calle, con el único aval del buen comportamiento en el ámbito penitenciario, para que vuelvan a violar a nuevas niñas y a nuevas jóvenes.

Y quien dice defender los derechos de la mujer debería estar, no solamente detrás de una pancarta cuando toca recibir votos, sino cada día que se pone la puesta en libertad de un modo indebido, denunciando esa situación. Eso es defender y amparar con coherencia a la mujer.

Esto no es una cuestión de ideología. A mí no me mueve nada ni nadie. Otros no pueden decir lo mismo que yo.

Si finalmente condenan a José Enrique Abuín a prisión permanente revisable, ¿considera que ya se hizo justicia? ¿Podrá descansar tranquilo?

Jamás. Este es inicio del legado de Diana. A mí jamás me van a reparar el daño, yo no estoy buscando justicia para mí. La única justicia que a mí me podrían dar sería que este individuo, el día que reciba la condena, a la altura de la gravedad del delito que se ha cometido, entrase mi hija por una puerta con vida y saliese este individuo por otra puerta para entrar en una prisión donde permaneciera muchos años.

Comentarios
Lo más