Lo que se ha podido salvar del incendio de Notre Dame

Lo que se ha podido salvar del incendio de Notre Dame
Lo que se ha podido salvar del incendio de Notre Dame

Los rosetones medievales, el tesoro o las sesenta pinturas de los arcos de la nave, el coro y la capilla, fue parte de lo que se ha podido salvar

Los bomberos parisinos y cuerpos de seguridad han estado trabajando toda la noche para acabar con ocho horas de incendio en la catedral de Notre Dame. Y se han esforzado mucho para que se pudiese salvar lo máximo posible.

Lo primero que se vio arder fue la aguja la cual se derrumbó al poco. Este añadido estaba a 93 metros y las 500 toneladas de madera acabaron ardiendo sobre la cubierta. De hecho, las dos terceras partes del techo se han quemado, según ha indicado el ministro de Cultura, Franck Riester. También ha afirmado que el crucero y el transepto norte se han hundido. Pero se consiguió uno de los objetivos principales, que era salvar la fachada con las dos torres.

También parece que se han salvado los los rosetones medievales, de los siglos XII y XIII, de grandes dimensiones. Se trata de unas de las obras de arte más importantes de la estructura original de la catedral. Y os vitrales, la mayoría del siglo XIX, han sufrido daños y todavía no se sabe la situación de los grandes cuadros, que por sus dimensiones no pudieron ser evacuados. Son unas setenta pinturas de los siglos XII y XVIII que se encontraban en los arcos de la nave, el coro y las capillas. Se habrían salvado pero el humo las ha dañado y por eso se trasladarán al Louvre para restaurarlas. Otras obras pudieron ponerse a salvo en la sacristía. También, debido a las obras de restauración, se salvaron del incendio las estatuas de cobre de los doce apóstoles y los cuatro evangelistas que habían sido retiradas hacía unos días de la aguja

El órgano principal, instrumento histórico con casi 8.000 tubos y cinco teclados, también se ha salvado pero también requiere de restauración. Y también se ha salvado el tesoro de Notre Dame, el cual está ahora en el Ayuntamiento de París.


Comentarios