La heredera de la compañía de ginebra Seagram's se declara culpable de financiar la secta sexual Nxivm

La heredera de la compañía de ginebra Seagram's se declara culpable de financiar la secta sexual Nxivm
Foto: Facebook
La heredera de la compañía de ginebra Seagram's se declara culpable de financiar la secta sexual Nxivm

En el escándalo también está involucrada la actriz Allison Mack, de la serie Smallville

La heredera de la compañía de bebidas Seagram, se acaba de declarar el viernes culpable de asociación para delinquir por esconder extranjeros sin papeles y usurpación de identidad. Con este movimiento, Clare Bronfman de 40 años, evita un juicio que comenzará el 7 de mayo, con el exgurú Raniere como único acusado.

Se trata del escándalo de la secta Nxivm, en la que un círculo de 15 a 20 mujeres se convirtieron en esclavas sexuales del gurú Keith Raniere.  Bronfman se enfrentaba a una pena de 25 años de cárcel, pero las recomendaciones prevén en su caso una pena de cerca de dos años. Su sentencia se sabrá el 25 de julio.

Las "esclavas" de la secta eran tatuadas a fuego vivo con un símbolo con las iniciales de Raniere en sesiones que eran grabadas.

En base a una organización piramidal llamada "Nxivm", Raniere operaba supuestos programas de autoayuda. Además de centros en Estados Unidos, tenía representaciones en México, Canadá y Sudamérica. Cursos de cinco días costaban 5.000 dólares, lo que hacía que las participantes quedaran endeudadas y tuvieran que trabajar para la organización. También, otra de las misiones de las "esclavas" era tener relaciones sexuales con el "maestro" y todas eran animadas a captar a otras mujeres para subir jerárquicamente.

Clare Bronfman está acusada, junto a su hermana Sara, de aportar a la secta más de 100 millones de dólares de la fortuna familiar. Además, habría ayudado a Raniere a utilizar la tarjeta de crédito de una examante que había fallecido.

Otros cinco acusados en el escándalo también se han declarado culpables, entre ellos, la actriz Allison Mack, de la serie Smallville.

Comentarios