Juan del Val: "No hace falta que te pase nada extraordinario para ser feliz"

Juan del Val: "No hace falta que te pase nada extraordinario para ser feliz"
Juan del Val: "No hace falta que te pase nada extraordinario para ser feliz"

"Sin cambiar nada de lo que te pase, solo con cambiar la mirada, se puede ser más feliz o ver tu vida de otra manera"

Acaba de ganar el Premio Primavera 2019 con su segunda novela en solitario Candela. Se trata de un personaje femenino con el que cualquiera de nosotros nos sentiríamos identificados. Y todo transcurre en un bar. ¿Quién no tiene historias en bares?

COMPOSTELA24HORAS charla con Juan del Val, autor de Candela.

¿Quién es Juan del Val?

Pues es un escritor madrileño de 48 años que ha hecho muchas cosas en su vida. Me dedico fundamentalmente de siempre a los medios de comunicación: he sido guionista, he sido productor, he sido redactor, he escrito en periódicos, he trabajado en radio, he trabajado en televisión y he escrito novelas. Polifacético.  A lo mejor he hecho muchas cosas porque no he hecho ninguna del todo bien bien. Pero, desde luego, soy una persona muy inquieta.

Tu última novela Candela, ha ganado el Premio Primavera 2019, ¿qué te ha animado a presentarte a este premio?

Estamos hablando de uno de los premios más relevantes que hay en el panorama de la literatura en España y en español. Y siempre es como un sueño el poder tener un reconocimiento de estas caracterísiticas. Siempre se hace sin ninguna intención de ganarlo, es como una especie de sueño, porque estamos hablando más de 1000 novelas las que se presentan. Y que el jurado decida que la tuya es la mejor pues es algo muy emocionante.

¿Qué tiene Candela que gusta tanto?

Creo que es una buena novela y lo que me parece que tiene es fundamentalmente un personaje que es Candela, a parte de todos los que habitan el bar y crean ese universo, con el que es muy sencillo sentirte identificado. Ella es una mujer de cuarenta y pocos años pero creo que cualquier persona se puede sentir identificada con lo que le pasa a Candela: podría ser un hombre, podría ser alguien más joven, podría ser alguien más mayor... Yo creo que es un poco la virtud: es muy fácil empatizar y sentirse muy identificado con los personajes.

¿Cual fue el leitmotiv para crear esta historia?

Siempre hay una necesidad de querer contar a algún personaje. Pero a mí me parecía muy importante el contar que la vida puede verse de una manera positiva o no, independientemente de lo que te pase. No hace falta que te pase nada extraordinario para ser feliz. Sin cambiar nada de lo que te pase, solo con cambiar la mirada, se puede ser más feliz o ver tu vida de otra manera. 

Esta es una de las cosas que me interesaba contar: como una mujer, en la evolución de una novela, puede permanecer en el mismo sitio y hacer que todo cambie.

¿Y cómo ha sido el proceso para crear a la protagonista? ¿Te basaste en alguien en particular?

No, no hay nadie en particular en quien me haya basado. Yo escribo al revés de la observación, y observo permanentemente a muchas mujeres, a muchas personas, a muchos hombres... También dentro de lo que es un universo de un bar por donde pasa tanta gente. 

El bar es un ente importante en la vida de Candela, ¿consideras que sin ese bar el personaje pierde fuerza?

Es que yo creo que el bar es un personaje más de la novela. El bar tiene unas características: a través de la novela lo hueles y lo oyes. Candela sí que sería inexplicable sin ser la dueña de ese bar, porque ese bar tiene mucha relevancia en su vida: casi ha nacido con él, y es el bar que lleva y en el que ha pasado prácticamente toda su vida.

Es tu segunda novela en solitario, ¿qué tal la experiencia? ¿Vuelves a repetir o te veremos escribiendo otro libro junto a Nuria Roca?

Ya escribí la anterior novela solo, esta también. Creo que no, nunca se sabe. Por ahora nos hemos separado un poquito literariamente.

¿Qué tal la experiencia de escribir solo?

Escribir a cuatro manos es un ejercicio bastante complejo y provoca mucho desgaste, pero también muchas satisfacciones. Escribir solo te da más libertad a la hora de poder construir, es lógico, no tienes que consultarlo con nadie.

¿Qué consejo le darías a escritores que están empezando en el mundo y quieren lanzarse a mandar sus escritos a concuros y editoriales?

Yo no soy alguien a quien le guste dar consejos. Te lo digo sinceramente. Porque yo creo que cada uno tiene que hacer su camino. En general, lo que quieras hacer, intenta hacerlo. Si quieres escribir, escribe, preséntalo y a ver si tienes suerte. Pero a cada uno le va bien o mal, independientemente de los consejos. Lo que a mí me haya podido ir bien, a otro le puede ir fatal, o al revés. Por eso, yo no soy muy amigo de los consejos.

En una sola palabra, ¿cómo describirías tu novela?

Si me dices en una sola palabra, yo diría que es emocionante.

Comentarios