Mario Vaquerizo: "Tengo la suerte de que me dejan hacer lo que quiero y encima me pagan por ello"

Mario Vaquerizo: "Tengo la suerte de que me dejan hacer lo que quiero y encima me pagan por ello"
Mario Vaquerizo: "Tengo la suerte de que me dejan hacer lo que quiero y encima me pagan por ello"

"El libro es una banda sonora de mi vida"

Todos lo conocemos en su faceta más mediática: como marido de Alaska o como líder de las Nancys Rubias. Ahora, Mario Vaquerizo nos presenta su último libro: Cuentos para niños rockeros.

COMPOSTELA24HORAS charla con él de música, de rock y de la vida.

¿Cómo se te ocurrió la idea de escribir sobre música para un público infantil/juvenil?

La idea de escribir para niños no ha salido de mí, salió de mi editora Espasa Calpe. Yo llevo ya cuatro libros con ellos y son libros que han funcionado bien. A mí me gusta escribir, soy periodista, aunque es verdad que nunca había escrito para niños. En un primer momento dije que no, porque no sabía si estaba capacitado o no, porque escribir para niños no es fácil. Pero como soy una persona que me gustan los retos, me dije: "Venga! Vamos a asumir un reto más!". Pero lo que sí que les dije es: "Vale, voy a escribir para niños pero lo voy a hacerlo como me gustaría que lo hicieran si yo fuera niño, que es hablar de música y hablar de lo que para mí son mis rockeros favoritos".

Y mis rockeros favoritos son múltiples y variados porque para mí el rock no es ponerte una chupa de cuero y hacer canciones guitarreras, sino que para mí es una actitud ante la vida. Es ser dueño de tu vida y conseguir tus sueños. Este libro encontrarás múltiles y variadas opcioens opciones de rockeros, entre ellos los que "a priori" no son rockeros "estándar" pero que para mí lo son porque han conseguido hacer de sus aficiones su medio de vida.

¿Crees que la juventud de hoy en día no reconoce la buena música? ¿Crees que no tiene cultura musical?

Yo creo que sí, la música es música. Otra cosa es que te pueda gustar o no. El reggaeton no deja de ser también una cultura, no nos olvidemos. Los que tenemos una determinada edad, te puede gustar más o menos. Pero la cultura del reggaeton también está ahí, y es la realidad que existe hoy en día. Yo creo que los niños y los adolescentes tienen su cultura musical como la que tenía yo en su momento: por ejemplo me gustaba Mecano o John Travolta, y después vas descubriendo otras cosas. Todo lo que te haga sentir bien, bienvenidas sean.

En su día, tampoco entendían que a mí me gustara John Travolta, o incluso no se entiende que a día de hoy diga que John Travolta me cambió la vida y por eso tengo un grupo de rock, las Nancys Rubias. Porque yo cuando veía a John Travolta en Grease, película que los críticos tampoco la consideran cultura, la banda sonora me abrió los ojos a la música.

¿Pero crees que los jóvenes de hoy en día necesitan una ayuda para conocer a grandes clásicos del rock?

Si tú los quieres conocer, los conoces. Y más hoy en día que es más fácil el acceso. Si no quieren saber quien es Prince o Madonna, que ya la ven como una señora mayor, por ejemplo, es porque no les interesará, porque hoy tiene más acceso que nunca.

Acceso hemos tenido siempre, porque mi acceso para encontrarme con la música fue la revista Superpop y la revista El Gran Musical. Quizá la diferencia más grande con los niños de hoy en día es que antes te la imponían porque había solamente dos canales de televisión y un programa musical como era Aplauso, un programa musical de verdad, no era prejuicioso y donde convivían como si fuera un "arca de Noé" todos los artistas del momento: que podían ser desde Rocío Jurado o María Jiménez, hasta Los Ramones o Kiss.

¿Mario Vaquerizo que opina del reggaeton? ¿Perreas de vez en cuando?

Yo perreo mucho, sí sí sí! A ver, no es un tipo de música que me guste pero entiendo que auténticas estrellas del reggaeton. Yo por ejemplo soy fan de C. Tangana, es una auténtica estrella. O por ejemplo, Rosalía, es la última estrella que tenemos en este país. Más allá del estilo musical, que te puede gustar más o menos, yo reconozco un artista que más allá de lo que cante: cómo lo canta, y cómo se muestra al público. Además, llevar un estilo que no es mainstreaming como puede ser el flamenco en un momento dado, llevarlo a esferas internacionales me parece un logro.

Y sí sí, a mí el perreo me gusta mucho, y el twerking también. Y me encanta ver a las chicas bailando twerking. La verdad como ahora solo lo puedes decir, porque se supone que "esas mujeres que bailan eso están sometidas al marido y esas cosas...". Lo que pasa es que estás hablando con una persona que no es nada políticamente correcta sino que cree en la libertad de expresión, y que cada uno puede hacer en este momento lo que quiera, siempre que lo haga con educación y con sentido común. Nadie somos quienes para decir lo que se ha de hacer y lo que no. Sobre todo porque a mí no me gustaba cuando me lo decían cuando yo era pequeño. Y yo lo que no quiero es repetir patrones y pautas de comportamiento retrógradas. A mí me decían que no era normal que a un niño de 15 años, en vez de estar jugando al fútbol, prefiera estar leyendo Superpop y estar escuchando a Mecano y perseguirle por todo España. Por eso yo ahora no voy a decirle a los niños lo que tienen o no tienen que hacer.

¿Ha sido difícil la tarea de escoger a estas cincuenta estrellas del rock?

Difícil y no difícil porque me salieron. Yo soy una persona muy impulsiva y lo ví clarísimo. Después de leerlo, una vez publicado, me he dado cuenta que a lo mejor me he dejado algunas fuera, como por ejemplo Alice Cooper. Pero a mí me dijeron: "50 rockeros favoritos" y los primeros 50 que me vinieron son los que están ahí. Por eso ahí están desde Prince a Madonna, pasando por los Ramons, los Village People, Rafaella Carrá, Lola Flores, Mozart... 

En el fondo no deja de ser una banda sonora de mi vida. Si este libro lo escribiera otra persona, saldrían otros 50 rockeros muy distintos a los míos.

Entre estas figuras hablas de Alaska, ¿crees que es imprescindible que los jóvenes sepan quien es Alaska musicalmente?

Yo no he elegido a Alaska para que la gente la conozca, yo he elegido a Alaska porque es imprescindible en mi vida, no como mi mujer, sino que la he elegido desde un punto de vista más profesional. Y Alaska está ahí porque creo que es una rockera de pro, porque ha buscado el reconocimiento en sí misma y lo ha buscado en los demás. Y cuando ha habido reconocimiento en los demás pues viene muy bien para el ego, vendes muchos discos y conoces a mucha gente. Pero después cuando haces una propuesta musical que le dices a todo el mundo, tú apuestas por ella.

Y eso es lo que valoro y admiro de Alaska, y de otras personas sean amigos o no, que también aparecen en el libro como puede ser Fabio McNamara o Nacho Canut. Admiro a esas personas que en todo momento han hecho lo que han querido, sean reconocidos mundialmente o no tengan dinero para sacarse un disco, pero lo siguen haciendo.

¿Prefieres escribir para adultos o para niños y jóvenes?

Es qeu yo al final soy para todos los públicos, lo siento. Soy una persona que no soy prejuiciosa ni fundamentalista. Y este libro, aunque está todo escrito en clave de cuento, con un tono un poco mágico y buscando la anécdota de esos personajes que no son conocidas por el gran público para atraer a los niños, pero me he dado cuenta releyéndolo que es un libro que también lo pueden leer los padres solos o acompañados de sus hijos. En el fondo la música es universal y nos salva a todos.

Además no sólo estoy hablando de músicos, estoy hablando de lo que para mí son estrellas, que es alguien completo, alguien que sabe pisar un escenario, que sabe cantar... y que tan importante es la música como la puesta en escena. Por eso también hablo de Kiss o de David Bowie.

Y ahora mismo, si tuvieras que escoger, ¿serías mánager, cantante o escritor?

¡Pues todo! Yo trabajo mucho pero no tengo la sensación de trabajar. Siempre digo que he conseguido que mis aficiones se conviertan en mi medio de vida. Ahora mismo llevo cuatro días de promoción de este libro y estoy contento como escritor, porque soy periodista y me gusta escribir. También soy muy feliz siendo mánager y "dirigiendo", o acompañando a artistas que admiro. También me gusta ser rockstar con las Nancys Rubias. También me gusta ser tertuliando de televisión y de radio... Tengo la suerte de que me gustan muchas cosas.

Yo siempre digo que la putada (con perdón) es que el día solo tenga 24 horas porque a la vez también me gusta dormir mucho para tener energía, me gsuta hacer gimnasia, me gsuta divertirme con mis amigos, me gusta decorar mis casas...

Me siento un privilegiado porque estoy viviendo de mis aficiones, aunque también tiene su peligro porque al final te conviertes en una working girl porque estás todo el día trabajando, pero no lo sientes como trabajo.

No hago nada que no me guste y nunca he hecho nada que solamente fuera por pagarme. También hago cosas gratis. Yo haría este libro gratis, pero si además me pagan pues fenomenal. Igual que cuando hice el reality de Alaska y Mario, yo lo hice porque me apetecía, porque me encanta el formato de reality y porque bebo de la cultura norteamericana que es la pionera en eso, y ya había visto los realities de Ozzy Osbourne, de Pamela Anderson o de uno de de los componentes de los Kiss.

Tengo la suerte de que me dejan hacer lo que quiero y encima me pagan por ello, con lo cual vives en un ejercicio de autoreafirmación constante. Suena muy prepotente decirlo pero es así.

¿Qué planes tienes? ¿Este libro tendrá segunda parte?

Pues no lo sé, "las cosas de palacio van despacio". Yo ha he hecho este libro y estoy muy contento porque creo que es un "librito muy cuco", con ilustraciones, con una portada preciosa. Va por la segunda edición y estoy encantado. Ahora empiezo gira y voy a estar todo el verano con las Nancys Rubias, que para mí es un regalo porque es coger la NancyFugo e irte con tus amigos a dar conciertos así que fenomenal. Y después cogerme un par de días o tres días con mi chica para estar solitos y estar juntitos, que a veces con tanto trabajo no lo estamos. Y disfrutar de nuestra nueva casa a las afueras de Madrid, donde tenemos un jardín muy grande. Y mientras Alaska ejerce de jardinera , yo me dedico a estar tumbado en el jardín tomando cervecita.

Comentarios
Lo más