Un Obradoiro con falta de acierto

Un Obradoiro con falta de acierto
Un Obradoiro con falta de acierto

El Monbus Obradoiro no pudo hacerse con la victoria en su visita al Principado tras perder por 91 a 72 ante el MoraBanc Andorra

El Monbus Obradoiro jugó con intensidad y acierto en los dos primeros cuartos. Los del Principado salieron muy enchufados desde la línea de 6,75, tomando las primeras ventajas en el marcador que rápidamente recortarían los obradoiristas gracias a la dirección de Navarro y a la actuación de un gran De Zeeuw en el primer cuarto.

Los de Moncho Fernández cometieron algunos errores defensivos que fueron penalizados con canastas por sus rivales y que no le permitían adelantar al MoraBanc Andorra en el electrónico. Dos últimas acciones bien defendidas pero de mucho mérito por parte de los locales dejó el marcador a 44-35 en el descanso.

Moncho Fernández incidió en la previa en que sería fundamental que el equipo fuese capaz de controlar el rebote, tanto ofensivo como defensivo, además de las pérdidas de balón. Y lo consiguió.

El Monbus Obradoiro ganó la batalla del rebote a su rival, habiendo capturado 37 (24 defensivos y 13 ofensivos) frente a los 34 de su rival (24 defensivos y 10 ofensivos).

En cuanto a las pérdidas, los obradoiristas perdieron 11 balones, permitiendo a los andorranos anotar 11 puntos de segundas oportunidades.A pesar de ser capaces de controlar el rebote y las pérdidas, los obradoiristas no tuvieron acierto en el tiro exterior a partir del tercer cuarto.

Una defensa apabullante por parte de los andorranos hizo que a los obradorisitas le costase mucho más encontrar situaciones cómodas de tiro. Esa tensión se llevó a los tiros libres, anotando 19 de 27 cuando los obradoiristas tienen el mejor registro de la Liga.

Aunque no tuvo el acierto suficiente el Monbus Obradoiro, no dejó de intentarlo a pesar de ver en el electrónico que la diferencia era difícil de alcanzar. Los compostelanos igualaron las fuerzas y las ganas de los de Ibon Navarro y pelearon cada balón y cada rebote hasta el final del encuentro (91-72).

Una de las notas positivas del partido fue el debut de Lluís Costa. El base se echó al equipo a las espaldas tras trabajar en tan solo dos entrenamientos y dirigió a sus compañeros en los minutos finales del encuentro, además de conseguir sus primeros puntos en la Liga Endesa tras rematar una bandeja en una penetración a canasta.

El Monbus Obradoiro pone ya la mirada en el doble compromiso de esta semana en la capital, primero recibiendo al Herbalife Gran Canaria (jueves 9, 19:15 horas) y el sábado al Iberostar Tenerife (sábado 11, 20:30 horas).

Comentarios