Día Mundial de la Salud Ortodóncica

Día Mundial de la Salud Ortodóncica
Día Mundial de la Salud Ortodóncica

Unos dientes bien alineados se cepillan mejor, por lo que tienen menor riesgo de problemas de las encías y caries

La World Federation of Orthodontist (WFO) ha declarado el 15 de mayo como el Día Mundial de la Salud Ortodóncica. Una jornada en la que la Sociedad Española de Ortodoncia quiere aprovechar para hacer hincapié en los numerosos beneficios que esta disciplina tiene para la salud y recordar que, además de conseguir sonrisas más estéticas, los tratamientos ortodóncicos resuelven problemas funcionales de la boca.

"La ortodoncia estudia, previene y corrige las alteraciones del desarrollo, las formas de las arcadas dentarias y la posición de los maxilares, con el fin de restablecer el equilibrio morfológico y funcional de la boca y de la cara, mejorando también la estética facial" recuerda Juan Carlos Pérez Varela, Presidente de la SEDO.

Es decir, que la ortodoncia favorece un buen encaje de los dientes para mejorar la función, con lo que al masticar mejor también hay menos riesgo de sufrir problemas digestivos. Además, al encajar bien, los dientes se mantienen en mejores condiciones "las piezas dentales que sobresalen tienen mayores probabilidades de sufrir fracturas y golpes, y si están mal alineados suele producirse un desgaste incorrecto, por ejemplo", explica el Doctor Pérez Varela. También evita los numerosos problemas que acarrea una maloclusión (que puede llegar a provocar dolores de cabeza, cuello, oído, mandíbula y espalda).

Por otra parte, las piezas dentales mal alineados dificultan la higiene oral, porque cuando los dientes están apiñados es más difícil cepillarlos correctamente, tienen mayor tendencia a quedarse atrapados restos de comida y es más difícil el acceso del hilo dental, lo que favorece la proliferación de bacterias, la aparición de caries y problemas de las encías (desde gingivitis, hasta enfermedad periodontal). De ahí que en muchas ocasiones digamos que la ortodoncia es el principal aliado para una buena salud de las encías, que es el origen de numerosos problemas de salud y eleva el impacto de la inflamación sistémica (la enfermedad periodontal en sus estados más graves puede llevar a la pérdida de piezas dentales y se relaciona con el mayor riesgo de problemas cardiovasculares, afecta a enfermedades respiratorias, perjudica el control de la glucemia en personas con diabetes y puede provocar complicaciones durante el embarazo, llegando a provocar partos prematuros, entre otros problemas). Los pacientes con mayor tendencia a padecer problemas peridontales mejoran su situación tras someterse a un tratamiento ortodóncico.

En algunos casos también puede ayudar a evitar problemas de respiración y también en el habla (porque unos dientes mal colocados pueden crear dificultades para pronunciar algunos sonidos). Este aspecto es particularmente importante en el caso de los niños, ya que <<si se habitúan a pronunciar mal los sonidos, aunque luego desaparezca el problema oral que origina las dificultades en el habla gracias a una ortodoncia, es posible que el niño deba acudir a un logopeda para “reeducar” la forma en la que pronuncia>> advierte Juan Carlos Pérez Varela.

En este sentido, y con motivo del Día Mundial de la Salud Ortodóncica, la Sociedad Española De Ortodoncia quiere aprovechar para recordar la importancia de realizar una primera revisión de Ortodoncia a los 6 años del niño y no más tarde de los 7, puesto que, de existir algún problema de desarrollo oral, durante la etapa de crecimiento se puede corregir y guiar el desarrollo del maxilar y la mandíbula, evitando tratamientos mucho más complejos en la edad adulta (incluso una cirugía).

Comentarios