Antonio Bello, socio de Mahía, asegura que Maroñas tenía envidia de Ramón López y que su intención era ser presidente

Antonio Bello, socio de Mahía, asegura que Maroñas tenía envidia de Ramón López y que su intención era ser presidente
Antonio Bello, socio de Mahía, asegura que Maroñas tenía envidia de Ramón López y que su intención era ser presidente

El tercer socio de Mahía Inmobiliaria, Antonio Bello, declaró en la mañana de hoy en el juicio del Caso Mahía. Aseguró ante el tribunal que Maroñas y él estaban al tanto de las empresas privadas de López Casal y que ellos mismo tenían otras 

Esta mañana la sede sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña acogió una nueva sesión del juicio del Caso Mahía. Los seis acusados: Ramón López Casal, Pilar Encarnación Branco Illodo, Marcos López Fernández, Ignacio Rodríguez Pelaez, Pablo López Fernández y María Alicia Rodríguez Piñeiro se volvieron a sentar en el banquillo de los acusados por la imputación de varios delitos societarios.

La Fiscalía y la acusación particular ejercida por uno de los socios de Mahía, Manuel Gómez Maroñas, piden varios años de cárcel para cada uno de los acusados así como una multa millonaria para Ramón López Casal, administrador de la sociedad compartida y principal encausado

En esta mañana se sentó para testificar Antonio Bello, el tercer socio de Mahía Inmobiliaria, que delante del tribunal afirmó que conocía en todo momento las actividades privadas de López Casal y de Gómez Maroñas. "Eu adicábame ás obras, Maroñas aos seguros e Ramón a dirixir a empresa", aseguró Bello.

Durante su intervención el tercer socio de Mahía habló que tenía plena confianza en López Casal a la hora de dirigir la empresa, que nunca dudó de él ni de su profesionalidad. En un momento de su declaración afirmó que Maroñas tenía envidia de Ramón y que su intención era ser el presidente de la firma.

Ante las preguntas de los diferentes letrados, Bello despejó todas las dudas y ratificó lo que se vino diciendo en las anteriores sesiones del juicio: Maroñas y él mismo conocían todas las empresas privadas de López Casal. Aseguró que entre ellos se habían creado otras sociedades y que nunca se echaron en cara la constitución de esas nuevas.

El tercer socio de Mahía atestiguo que en la empresa nunca se repartían beneficios sino propiedades, es el acuerdo que llegaron desde el principio. Entre ellas se habló de oficina de Pedregal, que se le adjudicó a Ramón así como la de Costa Vella cuando la empresa se trasladó a Santiago de Compostela.

Finalmente, Bello dijo ante el tribunal que López Casal siempre le remitía información tanto a él como a Maroñas de la empresa, en ningún momento se negó a dársela y que confiaba plenamente en la gestión de Ramón a la hora de dirigir Mahía.

Comentarios