A Curtidoría y ACEGA organizan un curso de cocina sin gluten para el 27 de mayo

A Curtidoría y ACEGA organizan un curso de cocina sin gluten para el 27 de mayo
A Curtidoría y ACEGA organizan un curso de cocina sin gluten para el 27 de mayo

Las plazas para estas clases son limitadas y se cubrirán por riguroso orden de inscripción (para ello es necesario ser mayor de edad y enviar los datos a info@acurtidoria.com)

El 27 de mayo se celebra el Día Nacional del Celiaco y con este motivo A Curtidoría organiza, en colaboración con la Asociación de Celiacos de Galicia, una clase de cocina sin gluten en la propia jornada, a las 19:30h. Borja Portals enseñará a los participantes a elaborar unos arroces aptos para celiacos y Yolanda Iglesias, del Blog Magdalenas de Chocolate (y ganadora del primer Concurso de Postres Sin Gluten de A Curtidoría) un postre también sin gluten. Todas las recetas han sido supervisadas por la Asociación de Celiacos de Galicia, que colabora con A Curtidoría colabora desde hace años. De hecho, el restaurante santiagués fue el primero en pedir asesoramiento a ACEGA en Galicia.

Las plazas para estas clases son limitadas y se cubrirán por riguroso orden de inscripción (para ello es necesario ser mayor de edad y enviar los datos a info@acurtidoria.com). Están dirigidas a personas celiacas, pero también a familiares o amigos que quieran aprender a preparar nuevos platos sin gluten. Además, desde la Asociación de Celíacos de Galicia (Acega), darán unas pautas sobre alimentación celiaca que pueden ser de utilidad para todos, porque se sabe que hay una parte de la población que es celíaca pero lo ignora. En concreto 6 de cada 10 celíacos está sin diagnosticar.  De hecho, uno de los objetivos de este Día Nacional del Celiaco sensibilizar a la sociedad y a las administraciones sobre las necesidades del colectivo, acabando con la preocupante tasa de infra-diagnóstico, el sobreprecio de los productos sin gluten, o la necesidad de continuar concienciando sobre la contaminación cruzada.

Uno de los objetivos de estas clases para A Curtidoría y ACEGA es contribuir a reivindicar la necesidad de seguridad a la hora de salir a comer fuera de casa, tanto en un restaurante, como al acudir como invitado a casa de los amigos. Se refieren a aquellos platos que en apariencia no contienen gluten entre sus ingredientes, pero no tienen en cuenta la contaminación cruzada (cuando los alimentos entran en contacto con sustancias ajenas).

COMPROMISO POR LAS PERSONAS CELÍACAS

A Curtidoria es un establecimiento sensibilizado con esta dolencia que afecta a una de cada cien personas en la comunidad gallega. Desde hace años dispone de una carta adaptada a las personas que tienen este problema y el 90% de los platos que aparecen en la carta son aptos para ellos. Además, su personal hizo cursos específicos para atender correctamente a las necesidades de los celiacos.

Hace años que A Curtidoría dispone del menaje necesario para la elaboración, manipulación y servicio de las personas celiacas. "Todo el equipo tiene completamente interiorizado que cada vez que entra un cliente celíaco en nuestro restaurante se activa un protocolo que comienza, por ejemplo, con el lavado de manos de los cocineros con unos jabones especiales", explica Borja Portals.

Según Borja Portals "Aunque la mayoría de la gente sabe cosas elementales, como que los celiacos no pueden consumir alimentos que contengan trigo, cebada, avena o centeno, muchos no son conscientes de que hay numerosos complementos que se usan habitualmente en cocina que contienen gluten como el pimentón o la tinta de calamar... que pueden provocar grandes problemas a las personas afectadas por esta enfermedad".  A Curtidoría, asesorada por ACEGA, ha realizado una importante labor de búsqueda para encontrar esos mismos productos, pero aptos para celíacos. Es por ello que, un año más A Curtidoria colabora con la Asociación de Celiacos de Galicia para contribuir a dar visibilidad a las particularidades de la alimentación de las personas afectadas por esta dolencia, y a que puedan disfrutar de la gastronomía ofreciéndoles una mayor variedad de opciones.

El restaurante de la Rúa da Conga adapta todos los menús a las personas celíacas intentado que ni la textura ni el sabor cambien. También dispone de una carta específica para ellos, así como el pan o la pasta o la carta de vinos y cervezas. Todo ello servido de forma que se impida la contaminación cruzada.

Comentarios