La Guardia Civil resuelve el crimen de Ordes después de tres años de investigaciones

La Guardia Civil resuelve el crimen de Ordes después de tres años de investigaciones
La Guardia Civil resuelve el crimen de Ordes después de tres años de investigaciones

El sospechoso fue localizado en Colombia


Los hechos se remontan al pasado 17 de julio de 2016, cuando el Equipo de Personas de la Policía Judicial de la Guardia Civil de A Coruña recibió un aviso desde la Central Operativa de Servicios 062 de la Comandancia de A Coruña, del hallazgo del cadáver de un hombre en un descampado de la localidad de Ordes.

Sin más dilación, el equipo acudió hasta el lugar indicado y comprobó que el cuerpo del fallecido presentaba una herida en el cuello y muy cerca de la clavícula, que le había seccionado una arteria, provocándole la muerte casi inmediatamente. Sin lugar a dudas, la agresión había sido provocada por un arma blanca, que podría ser una cuchila, cuchillo, navaja o similar.

A partir de ahí, la Policía Judicial centró sus investigaciones en el entorno de la víctima, un viejo conocido por la Guardia Civil de Ordes, quien desde un principio reconoció la identidad del fallecido y su presunta relación con la venta de sustancias estupefacientes. El siguiente paso era determinar qué hizo Álvaro Paredes, el fallecido, en sus úlltimas 24 horas de vida, de lo que se pudo saber que se encontraba en su domicilio momentos antes de los hechos, pero que salió al ser requerido para la venta de estupefacientes.

Tras tomarse declaración a decenas de personas, se pudo saber que esa noche se produjo una pelea a tan solo cincuenta metros del pub donde se encontraba Álvaro, por lo que la investigación se centró en encontrara las personas que coincidieron con la víctima en el mismo lugar.También, se averiguó que el fallecido realizó una llamada al servicio de urgencias 112 para comunicar que se había peleado con un chico, por lo que quería denunciar y solicitaba la presencia de la Guardia Civil. La muerte se produce justo después de la llamada, cuando la patrulla de la Guardia Civil se persona en el lugar requerido, la víctima ya se encontraba sin vida.

Seguidamente y tras el testimonio de numerosas personas, la Policía Judicial obtuvo la descripción física de los dos varones intervinientes en la pelea, encajando una de ellas con un pinchadiscos que trabajaba en los mismos pubs de la zona y la otra posiblemente, con la víctima. A partir de ahí se intentó localizar al primero de los individuos, vigilando sus domicilios pero sin éxito. Por eso se solicitó ante la Autoridad Judicial la interceptación de diversas comunicaciones y se comprobó que el ya sospechoso había huido a Madrid y posteriormente a Colombia.

A partir de entonces, la investigación se centró en los resultados de ADN que se podían obtener en el cadáver. Desde los laboratorios de Madrid se confirmó la presencia de un perfil genético de un varón desconocido, que había dejado restos de su propia sangre en ropas de la víctima, pudiéndose tratar del sospechoso de la muerte de Álvaro Paredes.

Tras suponer que la sangre podría pertenecer al sospechoso, la única manera que tenía la Guardia Civil de obtener una muestra genética de esta persona para cotejarlas se realizó mediante complicadas gestiones, enviándola posteriormente a analizar al laboratorio de criminalística del Servicio de Criminalística de Madrid, el Departamento de Biología concretamente, quien determinó que la muestra coincidía con el objetivo.

Al tratarse de una prueba de cargo importante, se realizó una serie de informes muy laboriosos basados en el tráfico de comunicaciones de telefonía registrada en la zona y tras recabar todos los indicios determinantes, se presentaron ante el Juzgado de Ordes, solicitando que acordara la búsqueda, detención y extradición de esta persona, que se encontraba en Colombia.


Finalmente y tras realizar diversos contactos de cooperación internacional, a través de Interpol y de otras unidades de la Unidad Técnica de Policía Judicial, en mayo de 2018 se consiguió que la Policía Colombiana lo localizara al presunto autor y procediera a su detención en Bogotá. Tras ese tiempo y después de solventar los trámites en la Corte Internacional de Colombia, se acordó su extradición y posterior traslado a España, donde en el día de hoy la Guardia Civil presentó al sospechoso de los hechos ante la autoridad judicial de Ordes.


Comentarios