El juicio del Caso Mahía termina mostrando la ausencia de delito de los acusados

El juicio del Caso Mahía termina mostrando la ausencia de delito de los acusados
El juicio del Caso Mahía termina mostrando la ausencia de delito de los acusados

El juicio ha quedado visto para sentencia después de varias semanas en las que se celebaron más de 15 sesiones

La sección sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña, con sede en Santiago de Compostela, ha dado por finalizado la sesión oral del famoso Caso Mahía. Después de varias semanas en las que se han sentando en el baquillo de los acusados uno de los principales socios, sus dos hijos y tres extrabajadores, hoy por fin se ha terminado un juicio que lleva abierto desde el 2006, a raíz de la denuncia interpuesta por Manuel Gómez Maroñas.

En esta sesión las defensas fueron las encargadas de cerrar el juicio con los alegatos finales ante el tribunal. Almudena Peleteiro, abogada de Ramón López Casal y Pilar Encarnación Branco Illodo, basó su exposición en la ausencia de delito en cada una de las operaciones en las que están encausados. Afirma que con todos los informes de los peritos no ha quedado acreditado la existencia de dinero en negro en la empresa, ni el reparto de fondos entre los que se sentaron en el banquillo.

Peleteiro aseguró que "Maroñas conocía en todo momento la información de la empresa porque mi cliente nunca le ocultó datos de las sociedades compartidas" como en el uso de los coches de la empresa por parte de los hijos o en la firma de diferentes documentos que acreditan que el Manuel Gómez estaba al tanto de lo que sucedía en Mahía Inmobiliaria.

Uno de los puntos en los que incidió la letrada fue en la "falta de compresión" por parte de la inspectora de Hacienda que no supo leer la contabilidad de la empresa debido al uso de un software como SAP, un programa de gestión de alta complejidad.

Por su parte, Francisco Rabuñal, letrado de Marcos López e Ignacio Rodríguez, quiso dar a conocer al tribunal la dilación de un proceso que comenzó en 2006 con la denuncia inicial y que fue mutando a lo largo de los años hasta que terminar su instrucción a finales de 2015, y la celebración del juicio en 2019.

Insistió en la buena voluntad de los tres socios de Mahía para comenzar su actividad juntos y después tener sus sociedades particulares. "Incluso Maroñas tiene empresas con sus hijos y su mujer que se nutrieron considerablemente de Mahía sin por ello ser constitutivo de delito alguno" argumentó. 

Por último, Carmen Ferro, abogada de Pablo Ferńandez y Alicia Rodríguez, y Carlos Novio, letrado por parte de las empresas acusadas y responsables civiles, dieron sus alegatos finales en el que volvieron a insistir ante el tribunal por la falta de delito en cada una de las acusaciones ya que "todo se hizo de acuerdo a la legalidad vigente".

LAS ÚLTIMAS PALABRAS DE LOS ACUSADOS

Finalmente, el presidente del tribunal dio la última palabra a cada uno de los acusados. La única en utilizar su turno fue Alicia Rodríguez Piñeiro que entre lágrimas afirmó que todo el daño que hizo Maroñas en estos años "le va a salir gratis". "Durante estos años, esta denuncia me ha supuesto una inhabilitación profesional y personal en todos los aspectos con una cuenta bancaria embargada al igual que mi piso. Mi situación económica es precaria a cuenta de una denuncia falsa de un hombre que me ha hecho daño de forma gratuita", aseguró la acusada delante de los micrófonos.

"Tres meses después de la querella, el señor Maroñas me llamó diciéndome que me apreciaba pero que tenía que denunciarme y que no me preocupara. Le pregunté la razón de esa querella... lo único que recibí fue silencio y sigo esperando una respuesta", continuó Alicia.

Sus últimas palabras fue para ratificar su inocencia y su "absoluta tranquilidad de mi conciencia" porque después de "esta total desprotección quiero volver a tener el control de mi vida".

Comentarios