Las terrazas junto a fachadas de edificios tienen los días contados

Las terrazas junto a fachadas de edificios tienen los días contados
Las terrazas junto a fachadas de edificios tienen los días contados

Una sentencia del Tribunal Supremo de febrero prohibe que estas instalaciones se encuentren pegadas a las fachadas de los edificios debido a la limitación para los invidentes a la hora de orientarse

Llega el verano, aunque no lo parezca, y no hay mejor manera que pasar el calor que tomando algo en muchas de las terrazas que inundan la ciudad, un gran reclamo para los vecinos y para los turistas que nos visitan en estas fechas.

Ahora bien, la situación podría cambiar para muchas terrazas de los establecimientos hosteleros ya que en febrero la Sala Tercera de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo ha tomado posición sobre estas instalaciones y las que se encuentran pegadas a las fachadas de los edificios podrían tener los días contados.

Según el Supremo, estos cenadores que están pegados a los edificios infringen la normativa estatal del Ministerio de Vivienda 561/2010 y que por ello deben anularse. Esta orden ministerial establece que un itinerario accesible "discurrirá siempre de manera colindante o adyacente a la línea de la fachada que materialice físicamente el límite edificado a nivel del suelo". 

El tribunal considera que si las terrazas ocupan ese espacio supone "una limitación" de las personas invidentes al ocupar ese sitio público que necesitan para orientarse con la línea de la fachada.

La ordenanza municipal de Santiago permite este tipo de instalaciones, pero al estar vulnerando la orden ministerial queda anulada por completo. Así, la situación para los establecimientos que tengan parte de sus terrazas en la fachadas podrían verse obligados a eliminarlas por esta sentencia.

La realidad podría complicarse para los locales que solo disponían de esas zonas para instalar sus sillas y mesas ya que podrían verse privadas de un gran reclamo para los vecinos y turistas.

AMES YA NO LAS PERMITE

En el concello vecino de Ames, desde hace un par de meses, los bares y cafeterías ya no tienen permitido poner este tipo de terrazas pegadas a las fachadas. Hosteleros de Ames aseguran que fue el propio concello quien les ha avisado para cumplir la normativa para no exponerse a una sanción administrativa.

Así las cosas, locales conocidos de la zona han visto como sus terrazas se han visto reducidas o por el contrario ya no tienen.

Comentarios