Pilar López-Rioboo resalta la necesidad de luchar contra la “invisibilidad” de las mujeres reclusas en las prisiones

Pilar López-Rioboo resalta la necesidad de luchar contra la “invisibilidad” de las mujeres reclusas en las prisiones
Pilar López-Rioboo resalta la necesidad de luchar contra la “invisibilidad” de las mujeres reclusas en las prisiones

La subdelegada del Gobierno sostiene que el sistema penitenciario español ha estado concebido para acoger una población masculina ya que las mujeres representan aproximadamente el ocho por ciento del total

La subdelegada del Gobierno en A Coruña, Pilar López-Rioboo, ha señalado hoy la conveniencia de modificar la actual situación de “invisibilidad” de las mujeres en los centros penitenciarios y favorecer actuaciones tendentes a la mejora de la conciliación y la promoción de programas educativos para favorecer la reinserción efectiva de las reclusas.

Así lo ha puesto de manifiesto durante su participación en el acto de apertura del curso de verano “Miradas de género desde los centros penitenciarios”, organizado por el centro de la UNED de A Coruña y que se desarrolla desde este martes hasta el próximo jueves en las instalaciones del centro penitenciario de Teixeiro.

En el acto inaugural han intervenido el director del centro penitenciario de Teixeiro, José Ángel Vázquez; el director del centro asociado de la UNED de A Coruña, Germán Carro Fernández; la valedora do Pobo, Milagros Otero Parga; y la subdelegada del Gobierno en A Coruña. Tras las intervenciones, el profesor de Derecho Constitucional Fernando Reviriego Picón ha ofrecido una charla sobre el tema “La lucha por la igualdad desde una perspectiva de género”.

Pilar López-Rioboo ha agradecido a la UNED la posibilidad de analizar la problemática de las mujeres reclusas y hacerlo además desde una perspectiva de género. En este sentido ha sostenido que la mujer lo tiene más complicado en las cárceles que los hombres ya que es evidente, entre otras cuestiones, que los centros penitenciarios han sido hechos pensando en los hombres.

La subdelegada del Gobierno recordó que las mujeres representan aproximadamente el 8 por ciento de la población reclusa de España y que resulta evidente que el sistema penitenciario ha estado concebido para acoger una población masculina.

Por ello ha incidido en la necesidad de tratar de modificar esta situación. “No debemos de olvidarnos que el 80 por ciento de las mujeres en prisión son madres y estamos obligados a proteger y defender los derechos de los menores”.

Recordó al respecto que uno de los primeros pasos dados en este sentido lo protagonizó Mercedes Gallizo al frente de Instituciones Penitenciarias al crear las denominadas Unidades de Madres Externas, a través de las cuales se fomentaba la conciliación, así como la puesta en marcha también en su momento por parte del Gobierno presidido por Rodríguez Zapatero de un programa de igualdad entre hombres y mujeres en prisión, en el que se ponía el acento en el problema de la violencia de género y en la educación.

Por ello, lamentó que las políticas seguidas desde entonces han ido totalmente en la línea contraria y “de aquello apenas queda nada”, sentenció, a pesar de que algunos datos deberían llevar a una reflexión en este sentido, ya que aproximadamente el 80 por ciento de las mujeres presas en España ha sufrido violencia antes de la comisión de sus actos delictivos, casi el 70 por ciento ha sido víctima de violencia de tipo sexual y el 60 por ciento ha sufrido violencia en el ámbito familiar.

“Esta situación nos obliga a luchar contra la posible invisibilidad de las mujeres en las cárceles”, ha recalcado, a la vez que ha aprovechado para poner en valor y recordar la figura de Concepción Arenal como una de las precursoras de la defensa de la igualdad y de los derechos de las mujeres reclusas.

Precisamente, Concepción Arenal es una de las figuras que serán analizadas en este curso de verano promovido por la UNED ya que la escritora ferrolana fue en su día Visitadora de Prisiones e Inspectora de Casas de Corrección de Mujeres, cargo que mantuvo hasta 1873.

El programa del curso incluye charlas sobre aspectos legislativos, educativos, así como del área de psicología y salud, entre otros. Así, se abordan temas como los centros penitenciarios como espacios de educación, las reglas de Naciones Unidas para el tratamiento de las reclusas, la igualdad de género y los derechos fundamentales de las mujeres en el ámbito penitenciario, los programas de intervención para hombres y mujeres en las prisiones, la presencia e incidencia de las mujeres extranjeras en los centros penitenciarios y el análisis de la posibilidad de empoderamiento dentro de las cárceles.

Comentarios
Lo más