Investigan a dos conductores por delitos detectados en vídeos que circulan por las redes sociales

Investigan a dos conductores por delitos detectados en vídeos que circulan por las redes sociales
Investigan a dos conductores por delitos detectados en vídeos que circulan por las redes sociales

Uno fue localizado e investigado en Madrid, por un delito de exceso de velocidad y el otro fue identificado e investigado en Negreira, por un delito de conducción temeraria

Dentro de las labores del Grupo de Investigación y Análisis de Tráfico (GIAT), se encuentra la de investigar aquellas conductas delictivas contra la seguridad vial que se puedan detectar a través de las redes sociales. 

En estos últimos días el citado GIAT inició varias investigaciones, partiendo de las imágenes grabadas y detectadas a través de las redes sociales, que junto con los medios de investigación complementarios permitió identificar a dos conductores que habían cometido sendos delitos contra la seguridad vial, uno por exceso de velocidad y otro por conducción temeraria. 

En el primero se pudo determinar que el vehículo utilizado era un deportivo de alta gama. Partiendo de este vehículo, y con los detalles extraídos de la grabación, se consiguió identificar a su conductor, residente en Madrid, ciudad en la que fue investigado por el GIAT CENTRAL de la Agrupación de Tráfico.

Al considerarse el vehículo como objeto del delito se decomisó el vehículo utilizado y quedó depositado en Madrid, a disposición de la autoridad judicial.

Durante el tramo en el que se produjeron los hechos (1660 ms) el vehículo circuló a una velocidad que doblaba ampliamente el límite reglamentario establecido para el tramo, que se corresponde con una carretera convencional limitada genéricamente a 90 km/h, si bien en el tramo de la comisión del delito existe una limitación específica por razón de señal, de 80 km/h., con numerosas intersecciones con vías de comunicación y fincas que, por sí, suponen un punto conflictivo y peligroso por las maniobras que en ellos se realiza. Se trata de una carretera que discurre por el ámbito rural y utilizada por vehículos agrícolas que suponen un plus de riesgo (velocidad de circulación notoriamente diferente al resto de vehículos y maniobras que requieren un mayor tiempo), y catalogada como peligrosa por la presencia de animales en libertad, unido a la posibilidad de la presencia de animales domésticos como perros, tan frecuentes en este ámbito. La velocidad a la que circulaba supone por sí misma, un riesgo elevado de sufrir un siniestro vial, e implica un peligro a la integridad física, tanto del conductor y del ocupante del vehículo, como del resto de usuarios de la vía, habiéndose cruzado al menos con cuatro vehículos que han soportado un riesgo innecesario creado por la conducción temeraria del Nissan-GT-R.



En el segundo caso se puede observar un vehículo conducido por una mujer que circula con un varón agarrado al capó del mismo, durante un tramo de unos 2’5 kms, por una carretera estrecha y sin arcenes, con numerosas curvas. 

Tras el análisis de la grabación y las labores de investigación posteriores, se pudo identificar tanto a la conductora como al vehículo, así como a la persona que circulaba encima del capó. 

Se investigó a la conductora del vehículo como presunta autora de un delito contra la seguridad vial por conducción temeraria poniendo en concreto peligro la vida o la integridad de las personas. 

Por los citados delitos contra la seguridad vial, y por el procedimiento de juicio rápido, fueron puestos a disposición de los Juzgados de instrucción de Carballo y Negreira respectivamente. El primer investigado en caso de ser condenado por circular a velocidad excesiva, se enfrenta a una pena de prisión de tres a seis meses o con la de multa de seis a doce meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, así como el comiso definitivo del vehículo. Enfrentándose la segunda investigada en caso de ser condenada a la pena de seis meses a dos años y privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta seis años. 

Por otro lado se detectó también en las redes sociales un vídeo de una persona que circula con un vehículo que lleva instalado un detector de radar, tras las labores de investigación correspondientes, se pudo localizar dicho vehículo, y tras comprobar que circulaba con dicho aparato instalado y en funcionamiento, se denunció por una infracción a la Ley de Seguridad Vial.




Comentarios