La Guardia Civil incauta 24 kilos de nécoras en la autovía AG-55

La Guardia Civil incauta 24 kilos de nécoras en la autovía AG-55
La Guardia Civil incauta 24 kilos de nécoras en la autovía AG-55

La Guardia Civil, en colaboración con el Servicio de Gardacostas de la Xunta, incautó 24,70 kilogramos de nécoras, 4 kilogramos de santiaguiño, 5,2 kilos de pulpo y un bogavante

El suceso aconteció cuando agentes de ambas unidades dieron el alto a una furgoneta dedicada al transporte de mariscos y pescados, la cual sospechaban que podría transportar mercancía ilegal.

Los efectivos actuantes identificaron al conductor y procedieron al registro del vehículo. En su interior localizaron varios mariscos, entre ellos: santiaguiños, la cual es una especie vedada actualmente, nécoras, gran parte de ellas ovadas,  varios pulpos y un bogavante careciendo la mayor parte de la mercancía de documentación que amparase su trazabilidad.

Ante este hallazgo inesperado, obligaron al conductor a llevar ese marisco a la Lonxa de A Coruña para averiguar el peso total de la mercancía incautada.

Una vez pesada, la cifra aumentó considerablemente, ya que marcó un total de 41,70 kilogramos de nécora, de los cuales solo se reflejaban 17 en el documento de transporte.



PESAJE DE LA MERCANCÍA

Abundantes santiaguiños de los cuales 2 estaban ovados, 5,2 kilogramos de pulpo (ninguno alcanzaba el peso mínimo permitido para la captura de la especie) y 0,7 kilos de bogavante.

Una vez realizado el pesaje de la mercancía, procedieron a confeccionar las pertinentes denuncias por supuestas infracciónes a la Ley de Pesca de Galicia y a la incautación de 24,7 kilos de nécoras por no estar reflejadas en el documento de transporte, 4 kilos de santiaguiño por ser especie vedada, 5,2 kilogramos de pulpo por ser todos los ejemplares inmaduros y 0,70 kilos de bogavante por carecer de documentación que garantizase su trazabilidad.

Las especies incautadas fueron sembradas al hallarse los ejemplares vivos, a excepción del pulpo que fue entregado en el centro benéfico Padre Rubinos. 


Comentarios