Aumentan las violaciones de los derechos de los niños en Malí

Aumentan las violaciones de los derechos de los niños en Malí
Aumentan las violaciones de los derechos de los niños en Malí

El incremento de estas violaciones graves ha hecho que también crezca la necesidad de protección de los niños, especialmente en el norte y el centro del país

UNICEF alerta de que la cifra de violaciones de los derechos de los niños en Malí ha aumentado notablemente en 2019, especialmente los asesinatos y mutilaciones. Según la información preliminar recabada por Naciones Unidas, más de 150 niños fueron asesinados en la primera mitad de 2019 y 75 resultaron heridos durante ataques violentos. El número de niños reclutados por grupos armados se duplicó respecto al mismo periodo de 2018 y más de 900 escuelas permanecen cerradas debido a la inseguridad.

“A medida que la violencia se extiende, los niños sufren más riesgo de muerte, mutilación y reclutamiento por grupos armados”, ha señalado la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore. “No debemos aceptar el sufrimiento de los niños como algo normal. Todas las partes deben detener los ataques contra los niños y tomar las medidas que sean necesarias para mantenerles fuera de peligro, de acuerdo al derecho internacional humanitario y los derechos humanos. Los niños tienen que poder ir a la escuela y jugar con sus amigos, no vivir preocupados por posibles ataques o porque se les obligue a luchar”.

El incremento de estas violaciones graves ha hecho que también crezca la necesidad de protección de los niños, especialmente en el norte y el centro del país. En la región de Mopti, la violencia entre comunidades y la presencia de grupos armados ha dado lugar a repetidos ataques que han llevado a los niños a la muerte, la mutilación, el desplazamiento y la separación de sus familias, la exposición a violencia sexual y el trauma psicológico. Se estima que hay más de 377.000 niños que necesitan protección y ayuda.

UNICEF ha estado trabajando con las autoridades y aliados locales para: facilitar asistencia médica y ayuda psicosocial a los niños afectados por conflictos, apoyar la liberación y reintegración de niños soldado, participar en la reunificación de los niños que han quedado separados de sus familias y apoyar las iniciativas para la asistencia a los supervivientes de actos violentos, incluyendo violencia sexual. En 2019, UNICEF tiene como objetivo dar apoyo psicosocial a más de 92.000 niños afectados por conflictos.

“Los niños más vulnerables en Malí tienen necesidades tremendas”, recuerda Lucia Elmi, representante de UNICEF en el país. “UNICEF, junto con sus aliados en materia de protección, necesita más apoyo para poder facilitar los servicios y cuidados a los niños que más lo necesitan”.

La crisis en Malí sigue siendo una de las más olvidadas en el mundo. Entre 2016 y 2018, UNICEF solo recibió el 26% de los fondos necesarios para los programas de protección en emergencias. En 2019 necesita 4 millones de dólares (unos 3,5 millones de euros) para cubrir las necesidades de protección de las mujeres y los niños.

Comentarios
Lo más