El mercado de fichajes cierra para el Celta con una importante “Operación retorno”

El mercado de fichajes cierra para el Celta con una importante “Operación retorno”
El mercado de fichajes cierra para el Celta con una importante “Operación retorno”

El club celeste ha reformado su plantilla por completo con 20 movimientos entre salidas y nuevas incorporaciones.

Dos meses. Ese es el tiempo que ha durado el mercado de fichajes de verano. 64 días en los que los diferentes clubes españoles han hecho cábalas para conseguir conformar su 11 ideal. Movimientos de entrada y salida que han aportado nuevas caras a las plantillas de los equipos nacionales, al tiempo que han servido para que los clubes pusieran punto y final (o a parte, en algunos casos) a la relación con algunos de sus futbolistas. 

Sin duda, el gran culebrón del verano ha sido el del fichaje de Neymar por parte del Barça. El club azulgrana, actualmente en posesión del título de campeón y líder en los pronósticos para revalidarlo, ha intentado por todos los medios hacerse con los servicios del brasileño. Sin embargo, el PSG no ha aceptado ninguna de las ofertas de los catalanes y finalmente el delantero se quedará en París contra su voluntad. 

Precisamente el club francés causó un gran revuelo en la última jornada de este mercado de fichajes al mencionar por equivocación al Celta como club de destino para Jesé. El delantero canario sonó con fuerza para incorporarse a las filas de Fran Escribá pero la afición no se mostró del todo ilusionada con el jugador, sobre todo por sus continuas polémicas fuera del campo. Finalmente, el club celeste descartó esta posibilidad y el PSG, que fichó a Jesé en el verano de 2016, terminó cediéndolo al Sporting de Lisboa. Con todo, el error de los franceses en el comunicado de prensa que anunciaba la que será la cuarta cesión del jugador, no ha hecho sino confirmar el interés que un día mostraron los vigueses por el delantero canario.

La que sí se confirmó el último día fue la cesión de Rafinha. El futbolista hispano-brasileño fue renovado una temporada más por el Barça para acto seguido confirmar su salida al club vigués. Esta “doble operación” es la que perseguía el Valencia, equipo que ha mantenido un tenso tira y afloja con los catalanes durante todo el verano. El conjunto Che quería al centrocampista en calidad de cedido pero los azulgranas insistieron hasta al final en la opción de compra. El resultado no ha dejado contento a ninguno de los equipos, salvo al Celta, que consigue incorporar a sus filas a un futbolista de sobra conocido por la afición y que inspira tanto dentro como fuera del terreno de juego. 

Otro de los “retornados” llega también del Barça. Denis Suárez fue uno de los primeros fichajes celestes en ser confirmado y uno de los que más ilusión ha generado en el equipo. El centrocampista regresa al club que lo vio crecer profesionalmente después de una temporada complicada cedido en el Arsenal que estuvo marcada por una lesión que lo mantuvo meses apartado del campo.

El tercer gran regreso lo protagonizó Santi Mina, quien después de cuatro años volverá a lucir la elástica celeste. La incorporación del delantero formado en A Madroa fue posible gracias a una operación que incluyó la salida de Maxi Gómez al Valencia (club en el que militaba Mina) y que se completó con la incorporación también de Jorge Sáenz a la plantilla viguesa.

Además de estos cuatro jugadores, Fran Escribá también ha incorporado a su plantilla a “Toro” Fernández, Joseph Aidoo y a Pape Cheikh. El mediocentro es otro de los fichajes dentro de la “Operación retorno” que llega para reforzar la medular y ayudar a Okay Yokuslu en sus labores defensivas.

Pero para que estas nuevas incorporaciones fueran posibles, el conjunto vigués también ha tenido que desprenderse de algunos de sus jugadores. El primero en abandonar el Celta fue Gustavo Cabra, quien tras siete años luciendo la elástica celeste puso rumbo al Pachuca de México. Tras la suya, llegaron las salidas de Dennis Eckert y Mathias Jensen, este último tan solo un año después de su fichaje. Nemanja Radoja y Andrew Hjulsager también abandonaron el club, recalando el primero en el Levante y el segundo en el Oostende belga. En calidad de cedidos se marcharon Robert Mazan al Tenerife, Jozabed Sánchez al Girona y Emre Mor al Galatasaray, mientras que Facundo Roncaglia fue traspasado al CA Osasuna.

Con esta reestructuración del banquillo, que apela al sentimiento de identidad del club, el Celta espera poder firmar una temporada mejor que la anterior, en la que el equipo coqueteó en más de una ocasión con los puestos de descenso. 

Comentarios