La cebeza descubierta en el crimen de Castro Urdiales podría haber sido "quemada" y no "hervida"

La cebeza descubierta en el crimen de Castro Urdiales podría haber sido "quemada" y no "hervida"
La cebeza descubierta en el crimen de Castro Urdiales podría haber sido "quemada" y no "hervida"

Se está esperando el resultado final de los análisis encargados al Instituto de Medicina Legal de Santander

El terrible crimen de Castro Urdiales vuelve a saltar a las portadas de los medios de comunicación. Todo comenzó hace casi una semana cuando una mujer alertó a las fuerzas de seguridad que había encontrado un cráneo humano dentro de una caja que una amiga le había dejado para que se la guardara un mes. 

Los restos óseos encontrados se trataban de un vecino de la localidad que desapareció hace un par de meses y podrían haber sido "quemados" y no hervidos, tal como se dijo en la primera versión de los hechos.

El resultado final del análisis se sabrá después de que el Instituto de Medicina Legal de Santander realice las pruebas oportunas al cráneo de Jesús María B.R., jubilado desde hace un par de años proveniente del sector bancario y que fue visto por última vez en marzo.

Jesús María, la víctima, vivía con su pareja, Mari Carmen, desde hacía siete años. Fue allí donde se está centrando la investigación para encontrar cualquier tipo de pista que lleve a conocer la muerte del hombre. Además, la Guardia Civil se ha trasladado hasta el vertedero de Meruelo después de que la mujer contratada en la casa para la limpieza comentara que en la época en que desapareció Jesús María había ayudado a trasladar a Mari Carmen varias bolsas de basura negras, opacas y pesadas.

Mari Carmen, la principal sospechosa, comentaba durante todo este tiempo que Jesús María la había abandonado y aseguró a los agentes de la Guardia Civil que "se ha ido de casa porque ya no me quería". Por si fuera poco, testificó que el hombre se había llevado 12.000 euros.

Pero todo cambió por completo cuando a finales del mes de septiembre la amiga de Mari Carmen, movida por la curiosidad, abrió la caja que le había entregado semanas antes la mujer. Allí pensaba que estarían los juguetes sexuales de esta pero lo que encontró en su interior fue la cabeza casi descarnada del desaparecido. 

Las posteriores pruebas de ADN realizadas determinaron que el cráneo pertenecía a Jesús María, lo que llevó al inmediato arresto de Mari Carmen que se ha negado a declarar en todo momento.

Comentarios