Dos años de cárcel para un joven que coaccionó a una menor para tener sexo

Dos años de cárcel para un joven que coaccionó a una menor para tener sexo
Dos años de cárcel para un joven que coaccionó a una menor para tener sexo

Los abusos tuvieron lugar desde mediados de verano de 2014 hasta el mes de junio de 2015

Un joven de 23 años ha sido condenado por la Audiencia de Alicante a dos años de prisión por coaccionar a una menor para que mantuviese relaciones sexuales con él bajo la amenaza de difundir fotografías de ella "en actitud erótica", según la sentencia.

La resolución judicial dice que el acusado había consiguiendo dichas imágenes "con la anuencia" de su víctima a través de la aplicación de Whatsapp.

Los abusos tuvieron lugar desde mediados de verano de 2014 hasta el mes de junio de 2015, cuando la víctima tenía entre 14 y 15 años, en dos domicilios situados en Alcoy (Alicante), la ciudad de residencia de ambos.

De acuerdo con el fallo, el condenado se sirvió de las imágenes de la víctima para mantener relaciones sexuales completas "mediante la coacción" de difundir dichas fotografías. La menor accedió a la petición del procesado ante el temor a que las distribuyese.

La sentencia, dictada por la sección segunda de la Audiencia de Alicante, considera al acusado culpable de un delito continuado de abuso sexual, después de que asumiese la autoría de los hechos y aceptase la pena propuesta por la Fiscalía y por la acusación particular en el inicio de la vista oral.

En su escrito de calificación inicial, el ministerio público había solicitado ocho años de prisión, mientras que la acusación particular, ejercida por la familia de la víctima, había elevado esa petición a los 14 años.

La sentencia, no obstante, considera la atenuante de reparación del daño, en la medida en que, en el momento del juicio, el acusado había consignado la entrega de 25.000 euros en concepto de responsabilidad civil para resarcir por el daño moral ocasionado.

La Audiencia de Alicante le impone también una pena de cinco años de libertad vigilada y el pago de las costas procesales.

Comentarios