Un estudio paga 16.500 euros a quien consiga permanecer 60 días acostado en una cama

Un estudio paga 16.500 euros a quien consiga permanecer 60 días acostado en una cama
Un estudio paga 16.500 euros a quien consiga permanecer 60 días acostado en una cama

El estudio AGBRESA (Gravity Artificial Bed Rest Study), realizado en conjunto entre la ESA y la NASA, paga un total de 16.500 euros a cualquiera que consiga permanecer acostado en una cama durante 60 días seguidos

El requisito indispensable, saber alemán para comunicarse con los  psicólogos, enfermeras, fisioterapeutas, científicos deportivos, nutricionistas, oftalmólogos y demás investigadores que participan en este experimento en la ciudad de Colonia.

El estudio se lleva a cabo para comprender como un vieja a la Luna o Marte puede afectar al cuerpo y mente de los astronautas para así evaluar que medidas tomar.  Para ello, los participantes se instalan en lo que parece una estación espacial, de 3.500 metros cuadrados sin ventanas.

Los participantes están aislados y monitorizados las 24 horas del día sin salir de la cama. Eso sí, no una cama cualquiera si no que una con sus cabeceras inclinadas 6 grados para imitar los efectos de la microgravedad en músculos, huesos y tendones. Y es que al estar tanto tiempo recostados, puede producirse un incremento de la presión intracraneal, cambios en la retina y el nervio óptico además de sufrir una pérdida considerable de masa muscular. Una experiencia no tan placentera como en un principio se puede pensar.

Actualmente, hay cuatro voluntarios. Dos hombres y dos mujeres que empiezan su rutina con masajes y estiramientos. Después, los médicos siguen con distintas pruebas: tensión, muestras de orinas, exámenes de sangre, pruebas de audición, cognitivas y de agudeza visual. El día no termina sin una visita a la centrifugadora humana, una sala circular en la que durante 30 minutos los astronautas terrestres viajan en círculo como si se tratase de un carrusel.

Los participantes no pueden levantarse ni reclinarse en ningún momento de la cama, ya sea para comer, orinar o defecar. Aunque, a veces, hay fiestas sorpresas sin salir de la cama entre los participantes para matar el aburrimiento o visitas de astronautas de verdad.

Además de los 60 días de reposo en cama, los participantes pasan por un periodo de familiarización previo de 15 días y dos semanas de descanso y rehabilitación posteriores. Al final del experimento, los voluntarios reciben el dinero acordado aunque les vuelva a costar ponerse a caminar. 

Comentarios