Un guardia civil le salva la vida al hijo recién nacido de un compañero en el cuartel de Cangas

Un guardia civil le salva la vida al hijo recién nacido de un compañero en el cuartel de Cangas
Un guardia civil le salva la vida al hijo recién nacido de un compañero en el cuartel de Cangas

Un guardia civil destinado en la Unidad de Seguridad Ciudadana de Comandancia (USECIC) de la Guardia Civil de Pontevedra, con base en Vigo, le ha salvado la vida al hijo de un compañero que había sufrido una crisis respiratoria severa.

Los hechos sucedieron este miércoles cuando varios componentes de la unidad estaban en el cuartel cuando escucharon los gritos desesperados de una mujer. La madre del bebé, de apenas 48 horas de vida, desesperada, para solicitar ayuda al ver que el niño se estaba asfixiando.

El protagonista de esta historia constató que el bebé estaba inconsciente, no respiraba y presentaba un aspecto cianótico alarmante, por lo que le practicó varias maniobras de reanimación que dieron resultado. Los servicios sanitarios de urgencia trasladaron al bebé a un centro médico de Vigo, donde permanece ingresado en observación.

Ésta es la segunda intervención de un guardia civil en los últimos días que evita una muerte, tras la de otro agente que asistió a un comensal de un restaurante de Vilaboa, en la misma provincia, que se estaba asfixiando con varios trozos de carne.

Entre el júbilo que se produjo cuando se volvieron a escuchar de nuevo los llantos del bebé, el guardia civil que había logrado reanimarlo se enteró de que se trataba del hijo de un compañero que vivía en uno los pabellones del cuartel.

Comentarios