El Chicle: "Mi intención no era matarla"

El Chicle: "Mi intención no era matarla"
El Chicle: "Mi intención no era matarla"

El único acusado de la muerte de Diana, José Enrique Abuín, accedió  a contestar a la preguntas de la fiscal Cristina Margalet, de la acusación particular y, por supuesto, de su abogada Fernanda Álvarez

Abuín comenzó a responder a las preguntaS de la fiscalía relatando la noche de los hechos con detalle. El acusado mantenía su versión de que fue a robar gasolina y la joven lo sorprendió y se fue hacia ella "para que no me delatase". Aseguraba durante su declaración que pensó que era una feriante y no quería "problemas con los gitanos". 

En cuanto al momento de ataque, El Chicle señaló que "le eché la mano derecha al cuello y ella se fue hacia atrás. Intentó empujarme pero no me moví, y le puse la mano izquierda por detrás. Cuando reaccioné vi que no se movía". La fiscal le preguntó si estaba muerta y él asientió: "Mi intención no era matarla. Le di golpes en la cara y no reaccionaba".

En ese momento, tal y como relata el acusado, "la cogí y la llevé al coche dejándola en el asiento de atrás". Fue en ese momento, después de recoger el bolso de la joven y las garrafas de gasoil, cuando empezó su 'escapada' a gran velocidad dirección a Rianxo. 

En ese momento explicó El chicle que acercó el coche al arcén cuando pasaba por el puente en Taragoña y "arrojé el movil por la ventanilla". Apuntaba el acusado que " mi primera intención era arrojar el cuerpo a la Ría, pero había gente en el muelle y vino a mi cabeza la nave". 

Una nave a la que se dirigió abriendo el portón e introduciendo el coche dentro. Una vez dentro conocía de la existencia del pozo al que se dirigió. Tal y como él mismo aseguró, "tuvo suerte" de que el pozo tuviese agua ya que no lo había abierto con anterioridad y podría haber estado lleno de escombros. En ese momento apuntó que " le quité la ropa por miedo a que quedasen restos de haber ido en mi coche". Cuestionado por la ropa interior, el acusado apuntó que "la ropa interior yo no se la saqué porque no estaba el contacto con el coche"

En su relato apunta que "la cogí por los sobacos y la solté en el agua donde quedó flotando" momento en el que tal y como el apunta lastró el cuerpo con bloques de hormigón que había en el propio sótano de la nave. Algo que asegura hizo solo una vez y no volvió a posteriori. Al dirigirse al coche vio el bolso y volvió al interior para depositarlo en el pozo junto al cuerpo. 

Cogió la ropa y la puso tras el asiento del copiloto y se fue a casa donde sobre las 3:30 se acostó. Lo recuerda porque su mujer le dijo "vaya horas de llegar". Al día siguiente fue cuando arrojó la ropa de la joven en un contenedor de Escravitude, según su relato. 

Ricardo Pérez Sierra, abogado de la familia, le preguntó a José Enrique Abuín Gey si acudía a los institutos a ver chicas, el Chicle afirmó que "eso es mentira". El acusado destacó que en ningún momento confesó a la Guardia Civil haber atropellado a Diana Quer, sino que habían sido los agentes los que le habían incitado a decirlo.

En el turno de la defensa su abogada hizo hincapié en el robo de la gasolina siendo el juez el último que cuestionó al acusado preguntandole por el tema de los dos móviles. 

Comentarios