La posición en la que encontraron el cadáver de Diana Quer era "antinatural"

La posición en la que encontraron el cadáver de Diana Quer era "antinatural"
La posición en la que encontraron el cadáver de Diana Quer era "antinatural"

Los buceadores que encontraron el cuerpo de Diana Quer testifican el momento en el que encontraron el cuerpo de la joven madrileña

Cuarta sesión en la sección sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña, con sede en Santiago de Compostela, en el que se enjuicia a José Enrique Abuín, alias El Chicle, por la muerte de la joven madrileña Diana Quer el pasado agosto de 2016.

Uno de los buceadores que se introdujo primero en el pozo de la nave de Asados, en Rianxo, testificó delante del jurado popular y a preguntas de los letrados como era el estado del cuerpo de Diana Quer en el momento que fue hallado.

Describió la postura como "antinatural" con las rodillas flexionadas y el arco pélvico abierto "hiperextendido" hacia atrás y colgándole los pesos a ambos lados del cuerpo que la aferraban al fondo del pozo. Según los expertos, esta posición y rigidez se debe al gran shock de estrés que sufrió la joven en el momento de su muerte, desmontando la versión de Abuín dada en la primera sesión de la vista oral.

Ha narrado que el cadáver no tocaba fondo y que, una vez cortó el cable, "tuve que mantenerla, que no empujarla", es decir, "no dejar escapar el cuerpo" ya que debido al mal estado de conservación el cuerpo flotaba hacia el exterior con fuerza.

El compañero que estaba junto a este buceador aseguró que tuvo que parar el ascenso del cuerpo debido a la "flotabilidad positiva" al quitar los lastres que mantenían los restos de la madrileña en el fondo del pozo.

MAL ESTADO DE CONSERVACIÓN DEL CADÁVER DE DIANA QUER

Los buceadores tuvieron que describir minuciosamente como era el estado de conservación del cuerpo de la víctima. Comentaron que presentaba los signos visibles de muerte pero una vez que se desprendieron de los ladrillos de adobe el cuerpo de la joven comenzó a "desmembrarse".

Relataron que mientras el cuerpo iba ascendiendo por el pozo se iban desprendiendo partes del cuerpo tales como manos o la propia cabeza que cayó al fondo. El propio buceador que se encontraba en lo más profundo tuvo que recoger los restos para poder subirlos y narrando que la piel se iba desgarrando del cráneo.

EL JURADO TUVO QUE VER LAS IMÁGENES

El visionado del encuentro de los restos de la joven madrileña tuvieron que ser vistas por los miembros del jurado, los letrados, los testigos y el propio Chicle que apartó la mirada en todo momento de la pantalla.

Muchas personas del jurado mostraron su impacto ante las imágenes que estaba viendo en ese momento, algunos hasta apartaron la mirada de los monitores mientras eran visionadas. 

Juan Carlos Quer y su hija, Valeria, abandonaron la sala del juicio debido a los detalles que estaban siendo revelados en ese momento en los juzgados.

Comentarios