Envían a los juzgados de Alsasua el caso del 'Ospa Eguna' por un presunto delito de odio

Envían a los juzgados de Alsasua el caso del 'Ospa Eguna' por un presunto delito de odio
Envían a los juzgados de Alsasua el caso del 'Ospa Eguna' por un presunto delito de odio

En un auto, el magistrado entiende los hechos investigados en este procedimiento no son constitutivos ni de enaltecimiento del terrorismo ni de humillación a las víctimas y sí de un delito de odio

El juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno ha acordado el envío a los juzgados de Alsasua la causa abierta a raíz de una denuncia de Dignidad y Justicia por los actos del denominado “Ospa Eguna” o Día del Adiós, celebrado el pasado 31 de agosto en esa localidad navarra, por si fueran constitutivos de un delito de odio.

En un auto, el magistrado entiende los hechos investigados en este procedimiento no son constitutivos ni de enaltecimiento del terrorismo ni de humillación a las víctimas y sí de un delito de odio del artículo 501.1 del Código Penal, por lo que la competencia no sería de la Audiencia Nacional sino de los juzgados de Alasua, donde se habrían cometido los hechos.

La resolución señala que de las diligencias practicadas se desprende que el acto “Ospa Eguna” se celebra a finales de agosto con comidas populares, bailes o pasacalles con notable participación popular “pero siempre con una idea subyacente y un propósito claro, el de ir creando o alimentando un clima contrario y de rechazo a la Guardia Civil con el fin de que abandone el País Vasco y Navarra”.

Continúa relatando que la convocatoria del “Ospa Eguna” de este año fue precedida, como viene sucediendo en anteriores convocatorias, por la colocación de pancartas en diferentes puntos de la localidad y por la distribución, a través de las redes sociales y calles de la población, de carteles con la reproducción de episodios sucedidos desde la época del franquismo hasta la actualidad de acciones locales contra vecinos de Alsasua, en donde se continuaba denunciando el “carácter represivo” de la Guardia Civil y se relataban hechos contra dicha institución sin un aval judicial que los corrobore.

“También se difundieron carteles en los que se vertían severas injurias contra el citado Cuerpo y pancartas de grandes dimensiones, colocadas en lugares predominantes de la localidad citada, en cuyas simbologías se representaba la convocatoria del OSPA EGUNA y en las que se reproducían serigrafías de guardias civiles así como los textos habituales de la campaña: “ALDE HEMENDIK” y el símbolo característico de la misma, tratándose de una flecha bicéfala, con forma sinuosa en color amarillo”. Del mismo modo se colocaron  pancartas de grandes dimensiones en las inmediaciones de la plaza de Fueros, en las que se reproducía el rostro de líderes políticos de Navarra Suma, Vox y Ciudadanos con el texto “Faxistak Alde Hemendik” (fascista fuera de aquí).

El 31 de agosto, prosigue el auto, se celebró una carrera popular en la que se entregaba una camiseta con la palabra Ospa y una flecha “significativa” de “Alde Hemendik” en ambas caras. Posteriormente se celebró una comida popular, autorizada por resolución municipal, en una carpa en la que se colocó una pancarta de grandes dimensiones con la palabra “Kalera” (A casa) y en cuyas letras aparecían  los rostros de seis miembros de ETA.

Sobre las 19 horas se inició una marcha bajo el lema: “Milaka arrazoi maletan” (Miles de razones en las maletas) con 14 paradas previstas en el itinerario del denominado “Mapa histórico de la represión en Alsasua”, paradas en las que se procedía a una lectura y se escenificaban relatos sobre la tortura, el fascismo y la represión, “atribuidas de forma calumniosa a la Guardia Civil”, indica el auto.

El titular del Juzgado Central de Instrucción 2 reproduce el informe de la Guardia Civil sobre el Ospa Eguna en el que se señala que “en este recorrido, histórico e incesante de hostigamiento y acoso a los miembros de la Guardia Civil, sus familiares y allegados en la localidad de Alsasua (Navarra) y en general contra la Guardia Civil como Institución, a la que menosprecian en cada una de las publicaciones difundidas, el movimiento “OSPA” se ha convertido en el principal motor promoviendo y divulgando el odio, no solo a través de las redes sociales o internet, sino también mediante la constante aparición de pintadas, carteles, pancartas o pasquines en numerosas calles de la localidad, cuyas expresiones se proyectan con más notoriedad si cabe ante la convocatoria del “OSPA EGUNA”.

Añade el informe que “estos ataques, motivados por una circunstancia que no pueden modificar (los hijos de los guardias civiles no pueden despojarse de dicha condición) coartan los derechos fundamentales de un colectivo, que ve condicionada tanto su actividad privada como su libertad deambulatoria motivado por el discurso del odio que socava las bases de la convivencia y promueve el aislamiento social”.

Comentarios