Un centenar de personas de Verín se encierran en el hospital para protestar por el cierre del paritorio

Un centenar de personas de Verín se encierran en el hospital para protestar por el cierre del paritorio
Un centenar de personas de Verín se encierran en el hospital para protestar por el cierre del paritorio

De hecho, efectivos de la Guardia Civil estuvieron en el recinto e incluso tuvieron que intervenir cuando salieron los responsables del centro

Casi un centenar de trabajadores, integrantes de la plataforma sanitaria y vecinos del municipio orensano de Verín han iniciado ayer el cierre indefinido en las instalaciones del hospital comarcal, tras la decisión "irreversible" de la gerencia de suspender el servicio de partos por motivos "técnicos".

Dos días después de la multitudinaria manifestación, facultativos y vecinos del ayuntamiento orensano han advertido de que mantendrán el cierre hasta que el conselleiro de Sanidad, Jesús Vázquez Almuíña, se reúna con ellos, y se han mostrado visiblemente molestos con la decisión de la gerencia de cerrar un servicio que los vecinos ven fundamental.

La primera jornada ha dejado momentos de tensión entre los trabajadores y vecinos y el gerente del hospital comarcal, Miguel Abad, hacia quien han dirigido sus principales críticas, y se han podido escuchar cánticos de “Feijóo dimisión” y “Verín no se cierra”.

De hecho, efectivos de la Guardia Civil estuvieron en el recinto e incluso tuvieron que intervenir cuando salieron los responsables del centro.

Con esta protesta, los manifestantes exigen una explicación ante el cierre de servicios que obliga a la necesidad de tener que conducir en algún caso más de cien kilómetros para dar a luz en Ourense.

A este respecto, la representante de la comisión delegada de personal del centro, Yolanda Domínguez, ha recordado que estas protestas ya estaban convocadas “desde hace meses” porque veían "venir el desmantelamiento del rural” y, en concreto, en el hospital de Verín.

Entre otras carencias, señala que “desde septiembre" no tienen dermatólogo, "las intervenciones quirúrgicas están al mínimo y no hay anestesistas”, una reducción de servicios que “tuvo su golpe de gracia ese fin de semana con el anuncio del cierre del paritorio”, ha apuntado esta representante sindical.

Los trabajadores advierten de que no les valen las explicaciones ofrecidas desde la gerencia y han criticado el hecho de que a partir de esta semana todas las mujeres de la comarca tengan que dar a luz en Ourense, así como la falta de pediatra para atender “cualquier tipo de urgencia”.

En esta línea, insisten en que hasta ahora no hubo “ningún problema” con este servicio y avanzan que continuarán con las reivindicaciones hasta que obtengan alguna respuesta por parte del conselleiro.

Una enfermera afectada, que dio a luz este mismo año en Verín, ha urgido “una explicación” de por qué eliminan pediatras, tras criticar los problemas de no contar con este servicio.

Frente a las críticas, el gerente del hospital de Verín, Miguel Abad -al que la crisis cogió de vacaciones-, ha aludido a la "seguridad de los recién nacidos" como el criterio seguido por la gerencia para cerrar el servicio, debido al “descenso dramático del número de (nacimientos de) niños en Verín” en los últimos años.

Para refrendar esa premisa, se ha remitido a un escrito suscrito por todos los facultativos del Complexo Hospitalario Universitario de Ourense (excepto los que están de baja o vacaciones) en el que respaldan la decisión de la dirección de cerrar el paritorio.

Abad ha insistido en que el problema no es la falta de pediatras sino que, ha dicho, no se puede garantizar la correcta atención a los neonatos y; si bien ha reconocido que no es “una decisión popular”, no es discutible “desde el punto de vista médico”, ha recalcado.

En todo caso, ha dejado claro que el hospital seguirá atendiendo a las embarazadas, salvo en el momento del parto, y ha avanzado la intención de ampliar la cartera de servicios.

Sobre un hipotético cierre del hospital, ha dejado claro que “no sólo no se va a cerrar" sino que han puesto en marcha servicios como la Atención a Domicilio, un servicio muy querido por la población, y el Hospital de Día de Oncología, que ha calificado como el servicio "más humano" del hospital y "con grandes profesionales".

A este respecto, ha aclarado que después de 25 años en funcionamiento, el hospital "probablemente funcionará de manera distinta” y tendrá que adaptarse “a las necesidades actuales” de la población.

Comentarios