Salamanca reunió cerca de 200.000 personas para celebrar su tradicional Fin de Año Universitario

Salamanca reunió cerca de 200.000 personas para celebrar su tradicional Fin de Año Universitario
Salamanca reunió cerca de 200.000 personas para celebrar su tradicional Fin de Año Universitario

El mal tiempo que se preveía, y que a primera hora de la tarde hacía presagiar una fiesta pasada por agua, se ahuyentó

Cerca de 20.000 jóvenes han celebrado en la Plaza Mayor de Salamanca un nuevo Fin de Año Universitario, donde han despedido el 2019, como se hace desde hace dos décadas, al son de las campanadas y con gominolas, en lugar de las típicas uvas.

El mal tiempo que se preveía, y que a primera hora de la tarde hacía presagiar una fiesta pasada por agua, se ahuyentó y de nuevo miles de jóvenes llegados a Salamanca desde diversas ciudades españolas y portuguesas celebraron esta fiesta que ya se ha convertido en una tradición.

Doce gominolas se tomaron cada vez que sonaba una campanada de la Plaza Mayor de Salamanca... y a las doce en punto de la noche serpentinas, confeti y lluvia de papeles daban por finalizado el año para los más jóvenes estudiantes.

A partir de ese momento, llegó el concierto de Despistaos, que convirtieron al ágora salmantina en una auténtica pista de baile en la que los jóvenes aguantaron más de media hora hasta encaminarse hacia la treintena de bares con precios especiales para los asistentes al Fin de Año Universitario.

Salamanca se ha convertido un año más en una fiesta juvenil, con actuaciones musicales, con alcohol, con gominolas, con serpentinas, con espadas fluorescentes que han dado un colorido especial a la Plaza Mayor de Salamanca, en un nuevo Fin de Año Universitario, que hasta hace cuatro años se denominaba Nochevieja Universitaria.

La tarde ha sido un auténtico trasiego de jóvenes, que bajaban de sus autobuses y comenzaban a andar hasta la Plaza Mayor, como el punto neurálgico de la fiesta.

Ha dado igual el fuerte viento como protagonista de las primeras horas de la tarde; o la lluvia persistente, hasta cerca de las ocho de la tarde, que ha mojado, y calado, a los jóvenes que caminaban hacia el centro salmantino.

Con la caída del sol, el operativo de la Policía Local de vigilancia y seguridad se ha hecho más intenso y han comenzado los controles por toda la ciudad, aunque de forma principal por los alrededores de la Plaza Mayor.

Los controles de entrada al ágora han comenzado a primera hora de la tarde, aunque ha permanecido abierto al tránsito de personas los accesos peatonales tras registros individuales y, además, se han habilitado salidas de emergencia y evacuación.

El aforo total de la Plaza es de 21.700 personas, que se ha llenado casi en su totalidad, aunque otras miles de personas han estado rodeando los accesos para, "por lo menos", escuchar a "los Despistaos", según ha asegurado la joven Julia Sanz, de 25 años, que a las 18:30 horas llegaba en autobús a Salamanca desde Granada y que no ha podido entrar a la Plaza.

Por su parte, Cruz Roja de Salamanca ha movilizado un operativo de un centenar de personas para dar apoyo sanitario e información en el Fin de Año Universitario, antes conocido como Nochevieja Universitaria.

Así, en la plaza del Ángel, junto a la Plaza Mayor, se había dispuesto una carpa de la Cruz Roja que estaba destinada a informar y sensibilizar a los jóvenes sobre acoso y las agresiones sexistas, en el que han participado cinco voluntarios especialistas; y en la plaza de los Bandos, a escasos 350 metros se ha instalado otra carpa para prevenir riesgos en el consumo de drogas.

Desde las 20:30 horas, la Plaza Mayor de Salamanca ya se ha convertido en un lugar de fiesta. Y desde las 22:30 el ágora salmantina ha sido una auténtica pista de baile.

Comentarios