El Deportivo, de ganar al Milan a peligrar en Segunda

El Deportivo, de ganar al Milan a peligrar en Segunda
El Deportivo, de ganar al Milan a peligrar en Segunda

El equipo entrenado por Luis César Sampedro ya no da pie con bola y parece no poder salir ni del pozo del descenso ni de la crisis de juego y resultados

El fútbol no tiene gratitud. Ni tampoco recuerdos. De hecho, no es un caso que muchos equipos que hayan marcado una época terminen sin ser más que un escudo después de unos años. El caso del Deportivo La Coruña es uno de éstos: el conjunto gallego, campeón de la Liga en la temporada 1999-2000, se encuentra ahora en el último puesto de la Liga 123, es decir la segunda división española, y su situación parece estar empeorando cada día más.

Doce puntos en veinte partidos son muy pocos, sobre todo para un equipo que a principios de temporada había sido preparado para ser uno de los referentes de Segunda. El equipo entrenado por Luis César Sampedro ya no da pie con bola y parece no poder salir ni del pozo del descenso ni de la crisis de juego y resultados.

Las declaraciones del jugador griego Lamproupolos reflejan el momento actual del Depor: “Si ganamos un partido, después, con la confianza y las ganas que vamos a tener, creemos que vamos a ganar muchos seguidos y vamos a salir de la última posición. En el vestuario nadie siente que tenemos que estar en la última posición”. Es decir que ganas de revertir la situación no faltan, pero el ambiente está hundido, como refleja la última derrota conta la Ponferradina y la renuncia por parte del presidente Paco Zas, que ya no quiso estar al mando de una barca en tempestad.

Lejos quedan aquellos tiempos en los que el SuperDepor viajaba por Europa siendo la pesadilla de muchos equipos. Ahora que en la Liga 123 el conjunto gallego está muy lejos de los otros equipos destinados a ascender según las apuestas deportivas de fútbol, como por ejemplo el Cádiz y el Almería, casi parece mentira que hace quince años los hombres de Javier Irureta sembraban terror en la Champions League.

Memorable fue la eliminatoria en la Champions League 2003-04, cuando los gallegos, capitaneados por Fran, le dieron la vuelta en octavos de final a una derrota por 4 a 1 en Milán contra el glorioso equipo entrenado por Carlo Ancelotti. El partido del Riazor, que terminó 4 a 0, fue tal vez el momento más glorioso de la historia del Deportivo, que en aquella Champions hubiera logrado llegar hasta la semifinal, en la que fue derrotado por el Oporto, que a la postre sería campeón. El conjunto gallego, uno de los últimos capaces de ganar una Liga antes del duopolio Barça - Madrid, era a principios de años 2000 una referencia para el fútbol español. Ahora, sin embargo, todo parece ser un recuerdo y los jóvenes hinchas del Depor se tienen que conformar con animar para no bajar a Segunda B.

Tal vez este año podría ser útil intervenir en el mercado de fichajes de enero, cuando se suele poner remedio a algún que otro error en la primera parte de la temporada. Lo que está claro es que el Deportivo necesita levantar cabeza, al menos anímicamente, para ahuyentar el fantasma de descender a Segunda B y manchar su gloriosa historia. 


Comentarios