Desarticulan un grupo criminal que realizaba estafas en la compraventa de vehículos de alta gama a través de Internet

Desarticulan un grupo criminal que realizaba estafas en la compraventa de vehículos de alta gama a través de Internet
Desarticulan un grupo criminal que realizaba estafas en la compraventa de vehículos de alta gama a través de Internet

Los presuntos autores de los hechos tienen grupos familiares y de amistad entre sí, siendo residentes en la localidades de Cáceres, Murcia, Málaga e incluso en el Reino Unido

El Equipo de Estafas Telemáticas de la Guardia Civil de A Coruña investigó a tres personas y busca a un cuarto autor por pertenencia a un grupo criminal, delito de estafa y blanqueo de capitales. La operación fue llevada a cabo en colaboración con las Unidades Orgánicas de la Policía Judicial de Toledo, Cáceres y Málaga.

Los presuntos autores de los hechos tienen grupos familiares y de amistad entre sí, siendo residentes en la localidades de Cáceres, Murcia, Málaga e incluso en el Reino Unido.

La investigación policial comenzó a raíz de una denuncia interpuesta en el Cuartel de la Guardia Civil de Betanzos, en la que el denunciante exponía haber sido víctima de una estafa en la compraventa de un todoterreno de alta gama.

Por parte del Equipo de Estafas Telemáticas de A Coruña, se procedió a la investigación del rastro digital de la operación, pudiéndose establecer finalmente, la vinculación con otras denuncias con el mismo modus operandi en otras localidades del territorio nacional.

Para captar a sus víctimas, el grupo criminal utilizaba la imagen corporativa de varias empresas de reconocido prestigio localizadas en Málaga, las cuales supuestamente eran negocios automovilísticos legítimos. Sin embargo, alguna de estas empresas eran legales pero otras, aunque visualmente en Internet tenían apariencia legal, no se encontraban dadas de alta en ningún registro mercantil y su supuesta sede fiscal se correspondía con una nave industrial abandonada, considerándose "empresas fantasmas" utilizadas para dar garantía de confianza a las víctimas.

Los implicados realizaban varias funciones dentro del grupo criminal, en su caso dos de los implicados, residentes actualmente en Cáceres y Málaga, utilizaban la imagen corporativa de las empresas fantasmas para en algún caso realizar estafas o realizar ventas reales de vehículos con el fin de blanquear el dinero obtenido en los ilícitos de estafa. Ambas personas poseen antecedentes de blanqueo de capitales en operaciones de narcotráfico.

Otro de los implicados, familiar del cabecilla y natural de Toledo, se le vinculó por ser la titular de las líneas telefónicas utilizadas por el resto del grupo para realizar las estafas y siendo la administradora única de las empresas desde la que partían las estafas.

El cabecilla, natural de Toleido y actualmente residiendo en Reino Unido, a quien le constan numerosos antecedentes policiales por estafa, se le vinculó como el receptor último del importe del pago del vehículo, pudiendo relacionarlo con el resto del grupo por fuertes lazos de afinidad familiar y amistad.

La utilización de este entramado de empresas por los autores les permitía, por un lado, ocultar su identidad física tras la imagen de una persona jurídica y a su vez, blanquear el dinero a través de las cuentas bancarias creadas a nombre de las empresas creadas al efecto.

Comentarios
Lo más