Detenido un peligroso fugitivo que había huido de un hospital psiquiátrico penal danés

Detenido un peligroso fugitivo que había huido de un hospital psiquiátrico penal danés
Detenido un peligroso fugitivo que había huido de un hospital psiquiátrico penal danés

El arrestado intentó huir por la terraza de la vivienda, refugiándose en un balcón adyacente tras amenazar y amordazar a una mujer que le descubrió ocultó en un armario

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Barcelona a un fugitivo danés que había huido de un hospital psiquiátrico penal donde cumplía condena. Reclamado con una Orden Europea de Detención y Entrega por las autoridades de Dinamarca, además de por quebrantar la medida de seguridad por la que estaba condenado contaba con antecedentes por delitos de homicidio, agresión con lesiones graves y falsificación de documentos oficiales. En el momento del arresto se refugió en el armario de la terraza de una mujer a la que amordazó tras ser descubierto para evitar ser localizado por los agentes que le perseguían.

La investigación comenzó tras la solicitud realizada a agentes de la Policía Nacional por parte de la Unidad de Crimen Organizado de la Policía de Copenhague (Dinamarca) sobre la vigilancia de la novia de un fugitivo danés, quien podría encontrarse en la ciudad de Barcelona junto con otros dos fugitivos también buscados por las autoridades de ese país. Después de realizar varias pesquisas, el pasado mes de diciembre fueron arrestados dos de los tres fugitivos quedando pendiente de localizar uno de ellos.

Internado en un hospital psiquiátrico penal

El tercer buscado, según la policía danesa, se trataba de un fugitivo de primer orden, líder de una violenta banda armada criminal. Sobre él recaía una OEDE emitida por el Tribunal de Copenhague por los delitos de homicidio, agresión con lesiones graves, falsificación de documentos oficiales y quebrantamiento de medida de seguridad por evasión del centro psiquiátrico penitenciario. Los hechos principales por los que era buscado se remontan a septiembre de 2018 cuando el investigado formaba parte de una banda criminal y, junto con varios cómplices, detuvieron ilegalmente y asaltaron con armas de fuego a una persona a quien, además, asestaron diversas puñaladas en tronco y cabeza. Además, en noviembre del año pasado se fugó de un hospital psiquiátrico penal de Slagelse (Dinamarca) donde estaba internado cumpliendo una medida de seguridad sustitutiva de la pena de prisión a la que había sido condenado.

Avanzada la investigación y al recibir información adicional suministrada por la policía de Copenhague constataron que podría encontrarse en Barcelona o Málaga. Poco después detectaron la presencia de varios miembros de la organización criminal a la que pertenecía en unos apartamentos turísticos de alto nivel de la Diagonal Mar de Barcelona y posteriormente en las localidades barcelonesas de Alella o Montgat por lo que se centró la búsqueda del fugitivo en la Ciudad Condal. Tras una alerta en la que se esperaba que dos hermanos, miembros de la banda, realizaran una entrega del dinero al fugitivo se estableció un operativo de vigilancia sobre ellos. Después de varias investigaciones paralelas, los agentes consiguieron averiguar finalmente el edificio en el que se ocultaba el líder fugado, junto con su novia y su madre.

Con toda esta información se realizó la entrada en el domicilio investigado con la intención de detener al reclamado, quién consiguió huir minutos antes del lugar olvidando en su terraza, un móvil y diversa ropa. Después de que los agentes ampliaran la búsqueda a los pisos adyacentes fue detenido tras ser localizado escondido en el armario del balcón de una vecina, gracias a los gritos de auxilio que había propinado la misma al ser sorprendida y amordazada por el perseguido.

Entre los efectos intervenidos al arrestado en el momento de la detención se encuentran un documento falsificados con la fotografía del fugitivo – un pasaporte esloveno y un permiso de conducir búlgaro-, dos permisos de conducir daneses con nombre real del fugitivo y un teléfono móvil entre otros efectos. Todos ellos han sido remitidos a la policía de Dinamarca al ser de su interés para la investigación llevada a cabo en su país. 

Comentarios