Gobierno y Generalitat acuerdan que la mesa se reúna una vez al mes y busque consensos dentro de «la seguridad jurídica»

Gobierno y Generalitat acuerdan que la mesa se reúna una vez al mes y busque consensos dentro de «la seguridad jurídica»
Gobierno y Generalitat acuerdan que la mesa se reúna una vez al mes y busque consensos dentro de «la seguridad jurídica»

El Gobierno español y la Generalitat catalana han acordado que la mesa de diálogo sobre el «conflicto» que definen como de «naturaleza política» en Cataluña se reúna una vez al mes y busque posibles consensos que deben formularse «en el marco de la seguridad jurídica», sin ninguna referencia a la Constitución. 

Así lo contempla un comunicado conjunto que las dos delegaciones han pactado al término de una reunión de tres horas en el Palacio de la Moncloa que supera las expectativas bajas con las que afrontaban este encuentro presidido por el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, y el presidente de la Generalitat, Quim Torra. 

Se ha acordado también que las reuniones de la mesa se celebren alternativamente en Madrid y Barcelona, "en las sedes oficiales de los gobiernos que se acuerden". La próxima se celebrará en Barcelona.

Según precisa el texto, a partir de este momento los presidentes y vicepresidentes de los dos gobiernos que participan en la mesa (Sánchez, Torra, Carmen Calvo, Pablo Iglesias y Pere Aragonés) habilitan un grupo de trabajo integrado por una delegación por cada parte para estas próximas reuniones.

Los presidentes y vicepresidentes se incorporarán a la mesa "cuando sea necesario ratificar acuerdos, salvo que alguna de las partes decida otra composición", detalla el comunicado.

SIN REFERENCIAS A LA CONSTITUCIÓN

"Cualquier acuerdo que se adopte en el seno de la mesa se formulará en el marco de la seguridad jurídica", concluye la nota, emulando el lenguaje de la Declaración de Pedralbes que siguió a la entrevista entre Sánchez y Torra en 2018 y donde se evitó citar a la Constitución española por expreso deseo del Govern catalán, para quien la referencia expresa a la Carta Magna era inadmisible.

Desde la cúpula del PSOE reconocían este miércoles la importancia de que esta reunión de la mesa fuese bien para que se facilitase la aprobación el jueves en el Congreso de la nueva senda de estabilidad presupuestaria, acuerdo del Gobierno que se publica junto al límite de gasto, conocido comúnmente como 'techo de gasto', y que precede a la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado.

Para sacar adelante la votación y someter la senda a una nueva votación en el Senado, el Gobierno de Pedro Sánchez cuenta ya, además de PSOE y Unidas Podemos, con los votos del PNV, Más País, Compromís, Nueva Canarias y Coalición Canaria, lo que suma 166 votos.

Ante el rechazo de PP, Vox y Ciudadanos, contrarios a establecer un mayor margen de déficit como ofrece el Ejecutivo, el Gobierno necesita la complicidad de formaciones independentistas, como Esquerra Republicana y Junts per Catalunya, para atraerlos, al menos, a la abstención. Tanto ERC como Junts pospusieron su decisión al respecto hasta después de la celebración de la reunión constitutiva de la mesa de diálogo.

SONRISAS Y CHARLAS ANIMADAS AL INICIO DEL ENCUENTRO

La reunión constitutiva de la mesa de diálogo entre el Gobierno y la Generalitat de Cataluña ha comenzado con un recibimiento en el Palacio de la Moncloa que se ha caracterizado por sonrisas y charlas animadas entre los miembros de ambas delegaciones.

La llegada de la delegación catalana presidida por el president Quim Torra se ha producido en dos tandas. El jefe del Ejecutivo español, Pedro Sánchez, ha salido a recibirla junto a seis de sus ministros en uno de los accesos al edificio del Consejo de Ministros en el complejo de La Moncloa.

De esta reunión sólo se ausentó el vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, por una fuerte amigdalitis. Sí participan la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y los ministros de Hacienda, María Jesús Montero; Transportes, José Luis Ábalos; Sanidad, Salvador Illa; Política Territorial, María Jesús Montero, y Universidades, Manuel Castells.

Una vez que Sánchez y sus ministros salieron al exterior a recibir a la delegación de la Generalitat, llegaron los miembros de la delegación catalana, a excepción del president, Quim Torra, cuya llegada tuvo lugar minutos después. Fuentes del Gobierno español explican que eso era lo acordado para visualizar que el jefe del Ejecutivo recibe al jefe de la delegación del Govern.

Así, hechos los saludos a toda la delegación, los ministros españoles han acompañado al grueso de la delegación catalana al interior del edificio donde se celebra el Consejo de Ministros, mientras Sánchez se quedaba en el exterior esperando a Torra.

De camino a la sala Tapies donde se celebra la reunión, se ha visto a los miembros de las dos delegaciones charlando animadamente en parejas o grupos de tres. Montero, por ejemplo, iba conversando con la 'número dos' de ERC, Marta Vilalta y con el conseller de Exteriores, Alfred Bosch; Ábalos con el diputado en el Parlament Josep María Jové, y cerrando la comitiva los vicepresidentes Carmen Calvo y Pere Aragonés.

Con los miembros de las delegaciones ya en el interior del edificio, ha hecho su llegada Torra, con su típico lazo amarillo en la solapa en solidaridad con los presos del 'procés', y que ha hecho el mismo recorrido que los demás en compañía del presidente Sánchez, con el que ha posado unos instantes estrechándose la mano ante la prensa gráfica en la escalinata del palacio.

Ya en el interior de la sala Tapies, Torra ha saludado uno a uno a los ministros del Gobierno, abrazando de manera cariñosa a Carmen Calvo. A continuación las dos delegaciones han tomado asiendo una enfrente de la otra en torno a una mesa transparente de cristal.

Una de las ventanas de la sala permanecía abierta, alineada con una cámara de televisión situada a varios metros de distancia, en los jardines del complejo. A lo lejos resonaban los gritos de una protesta del sindicato Jusapol a las puertas del complejo de Moncloa reivindicando mejores salarios para policías y guardias civiles.

Sánchez y Torra son los encargados de presidir la reunión constitutiva de la mesa de diálogo que el PSOE y ERC pactaron en su acuerdo para la investidura del primero. A este encuentro asistirán también los miembros de las respectivas delegaciones (hasta un total de ocho miembros), con la única excepción del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, que sufre amigdalitis y está guardando reposo.

En concreto, la delegación del Gobierno está compuesta, además de por Sánchez y por el ausente Iglesias, por la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, y los ministros de Hacienda; Transportes, José Luis Ábalos; Sanidad, Salvador Illa; Política Territorial, Carolina Darias; y Universidades, Manuel Castells.

Por la parte catalana, acompañan a Torra el vicepresidente, Pere Aragonés, los consellers Jordi Puigneró y Alfred Bosch, los diputados Elsa Artadi, Marta Vilalta y Josep Maria Jové --este último investigado por la justicia por su papel en la preparación del referéndum del 1 de octubre como 'número dos' del vicepresidente Oriol Junqueras--, y el exjefe de gabinete de Torra y el expresidente Carles Puigdemont, Josep Rius.

Comentarios