Julián Barrio insta a "sembrar esperanza" y a reforzar la fe para "caminar en este mar de la pandemia"

Julián Barrio insta a "sembrar esperanza" y a reforzar la fe para "caminar en este mar de la pandemia"
Julián Barrio insta a "sembrar esperanza" y a reforzar la fe para "caminar en este mar de la pandemia"

El arzobispo de Santiago, Julián Barrio, ha escrito una carta pastoral a los fieles con motivo de la Jornada en Defensa de la Vida, en la que les insta a "sembrar esperanza" en los complicados tiempos actuales y a reforzar la fe para "caminar en este mar de la pandemia".

Este miércoles, día 25, se celebra litúrgicamente la solemnidad de la Anunciación del Señor y la Iglesia en España celebra la Jornada en Defensa de la Vida, que este año tiene el lema 'Sembradores de esperanza".

Coincidiendo con esta fecha, y en una misiva, el arzobispo ha recordad que, si los fieles están "siempre llamados a sembrar esperanza", esta acción "se convierte en una exigencia en las circunstancias concretas" de la actualidad, a causa de la pandemia del coronavirus.

"La angustia y la incertidumbre nos rodean. Cada día todo nos parece más complejo. Miramos a nuestro alrededor y levantamos nuestra mirada al cielo", recoge monseñor Barrio, que propone el "mensaje de esperanza" de la fe y lo hace "especial" a través "del patrocinio del Apóstol Santiago": "Cristo encarnado es el Buen Pastor y, aunque nos toque caminar por vaguadas oscuras, Él camina con nosotros y en su cayado encontramos sosiego".

Del mismo modo, el arzobispo compostelano reivindica la fuerza de la fe, como "bien comprobó Pedro al andar sobre las aguas hacia Jesús: cuando quería hacerlo por sus propias fuerzas, se hundía". "También percibimos que hoy, si queremos caminar sin la fe en este mar de la pandemia, naufragamos en la desilusión y no vemos horizonte. Pero el Señor nos dijo que Él estará con nosotros hasta el final de nuestros días", subraya.

El último lugar, monseñor Barrio recuerda que "sembrar esperanza es cosechar caridad" y anima a "dar la vida" por los demás, mirando "por encima de las mascarillas" y llegando hasta "los más vulnerables, los niños, los mayores, las personas sin hogar y los pacientes en las UCIs y Hospitales".

Para concluir, el arzobispo de Santiago agradece "la dedicación de tantas personas" para frenar la pandemia, en especial el esfuerzo del personal sanitario que, "como buen samaritano, no sólo trata de curar, si no de llevar el sosiego de la posada, dejando los denarios de la serenidad y de la cercanía". 

Comentarios