Dos vecinos de A Pobra, sentenciados a seis meses de cárcel por desobediencia y saltarse el confinamiento

Dos vecinos de A Pobra, sentenciados a seis meses de cárcel por desobediencia y saltarse el confinamiento
Dos vecinos de A Pobra, sentenciados a seis meses de cárcel por desobediencia y saltarse el confinamiento

Dos vecinos del municipio de A Pobra do Caramiñal han sido sentenciados a seis meses de prisión por incumplir las medidas de confinamiento decretadas con motivo de la crisis sanitaria provocada por el COVID-19.

 El Juzgado de Instrucción número 2 de Ribeira, en funciones de guardia, ha sentenciado hoy a seis meses y veinte días de cárcel por incumplir el confinamiento a un vecino de A Pobra do Caramiñal que ya había sido condenado por el mismo delito el pasado 31 de abril. Entonces fue multado con 720 euros por saltarse la norma derivada del estado de alarma hasta en once ocasiones. A pesar de ello, volvió a salir a la vía pública “sin justificación alguna” y en seis días fue interceptado por agentes hasta nueve veces, tres de ellas el 31 de marzo, el mismo día de la primera condena. El acusado se mostró conforme con la sentencia, por lo que no será recurrida.

La jueza ha emitido un auto en el que rechaza la suspensión de la pena de prisión y, por tanto, ordena el ingreso en la cárcel del sospechoso. “Tal y como consta en la sentencia dictada en el día de hoy, el condenado continuó con un total desprecio a las obligaciones de confinamientos dictadas por las autoridades estatales”, destaca en el auto, en el que también hace referencia al traslado de varias diligencias de investigación relativas a presuntos robos con fuerza en las que el condenado está investigado, si bien no fue puesto a disposición judicial por esos hechos.

El Juzgado de Instrucción número 2 de Ribeira también ha condenado hoy a seis meses de prisión a un vecino de A Pobra do Caramiñal como autor de un delito de desobediencia grave. El acusado reconoció los hechos y se mostró conforme con la pena, al igual que la Fiscalía, por lo que la sentencia no será recurrida. La jueza ha emitido un auto en el que decreta que no hay motivo para la suspensión de la pena de cárcel, por lo que ha ordenado su ingreso inmediato en prisión. La titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Ribeira basa su decisión en “la reiteración en la actitud de desobediencia grave, pese a las graves circunstancias sanitarias” y en los “múltiples antecedentes penales” del sospechoso.

El condenado, según consta en la resolución, tiene “perfecto conocimiento de las limitaciones a la libertad de circulación de las personas” derivadas del estado de alarma. A pesar de ello, salió a la vía pública “sin justificación alguna” en quince ocasiones, entre el 17 de marzo y el 7 de abril, todas las cuales fue interceptado y advertido por agentes. El 7 de abril también fue detenido como presunto autor de tres delitos de robo con fuerza y puesto hoy a disposición judicial. Los hechos están siendo instruidos.

Comentarios