Una app española podría evitar los contagios en bares y restaurantes

Una app española podría evitar los contagios en bares y restaurantes
Una app española podría evitar los contagios en bares y restaurantes

La aplicación permite consultar la carta de forma digital, hacer pedidos y pagar desde la mesa, reduciendo el riesgo de propagación de la Covid-19

Tres ingenieros del Vallès han creado una aplicación que permite consultar la carta de manera digital, hacer pedidos y pagar en los bares y restaurantes desde la mesa. De este modo, se minimiza el contacto entre el personal y los clientes, y se reduce el riesgo de propagación de la Covid-19. La herramienta se llama Quicktendr y según sus impulsores también garantiza una mayor rotación de las mesas. Todo ello hace posible que con el mismo personal y menos aforo pueda servir a más consumidores. La aplicación incluye la opción de hacer pedidos a domicilio o para recoger en el mismo local. Hasta ahora se ha instalado en seis establecimientos de Sabadell y Castellar del Vallès, y la previsión es que en las próximas semanas se implante en una treintena de negocios más.

El sector de la restauración ha comenzado a recuperar la normalidad con la reapertura de las terrazas al 50% en la fase 1 de la desescalada. Aunque los propietarios de bares y restaurantes afrontan la nueva situación con “ilusión” y “positivismo”, reconocen que las restricciones y los cambios a los que deberán hacer frente los preocupan.

“Está disponible para Android y para iOS. Los clientes se deben descargar de forma gratuita y escaneando un código QR que hay en las mesas, pueden acceder a la carta del local y hacer su pedido sin levantarse”, comenta Cristian Castillejo, CEO de Quicktendr. 

Asegura que esta herramienta puede ayudar mucho al sector de la restauración porque hace posible que los clientes estén más seguros. “No tienen que tocar las cartas y no tienen que pagar en metálico, o sea que se ahorran tener contacto con billetes o monedas”, comenta. Asimismo, explica que el sistema hace posible que se aumente la rotación de las tablas: “Se reduce en veinte minutos el tiempo medio de espera para mesa, con lo que el restaurante podrá tener más clientes aunque disminuya su aforo “, remarca.

El responsable de Quicktendr reconoce que a diferencia de lo que ha sucedido a otras empresas, para ellos el coronavirus ha sido una oportunidad de negocio. Explica que la idea de poner en marcha esta aplicación surgió hace catorce años cuando los tres ingenieros que forman parte del star-up aún estudiaban en la universidad. “Hace tres años empezamos a desarrollarla y justo antes de que surgiera la pandemia la instalamos en algunos locales”, indica. La actual situación les ha llevado a incorporar algunos cambios de última hora que han tenido muy buena acogida entre los restauradores. “Es un sector que está cambiando de mentalidad y se está abriendo a las nuevas tecnologías porque las ven necesarias para salir adelante”, afirma.

Quicktendr ya se ha implantado en seis bares y restaurantes del área de Sabadell y en las próximas semanas se instalará en una treintena de establecimientos más. Durante los tres primeros meses, los negocios que adquieran la herramienta sólo tendrán que pagar un 2% de comisión y después este porcentaje se incrementará hasta el 5%. Además, todos los locales que lo deseen podrán disponer de la carta en formato digital por doce euros anuales.

Xavi Fernández, propietario del bar Macrobocatas Popeye de Sabadell, uno de los establecimientos que utilizará Quicktendr a partir de la próxima semana, explica que la aplicación les permitirá garantizar la distancia de seguridad y trabajar de forma más ágil. “Es una idea muy positiva y que ofrece muchos beneficios por los camareros”, apunta Fernández que explica que no se deberán acercar a las mesas para tomar nota.

El restaurador señala que desde hace unos días también han comenzado a utilizar la aplicación para atender pedidos a domicilio. Aunque reconoce que ya habían trabajado con plataformas como Glovo, remarca que Quicktendr les resulta más cómodo porque les permite encargarse ellos mismos de hacer llegar la comida a los clientes. “Nos asegura que los repartidores son miembros de nuestro personal que van equipados con los EPIs adecuados”, apunta.

Comentarios
Lo más