Una empresa tendrá que compensar a un empleado con 40.000 euros por darle un trabajo “demasiado aburrido”

Una empresa tendrá que compensar a un empleado con 40.000 euros por darle un trabajo “demasiado aburrido”
Una empresa tendrá que compensar a un empleado con 40.000 euros por darle un trabajo “demasiado aburrido”

El trabajador se quejaba de que la falta de motivación le provocó una profunda depresión e incluso pensó en acabar con su vida

Interparfums, una empresa francesa de perfumes de lujo, tendrá que pagarle a uno de sus empleados una compensación de 40.000 euros por tener un trabajo “demasiado aburrido”. Esta es la historia del parisino Frédéric Desnard, que llevó a la empresa para la que trabajaba ante la justicia porque lo que entrañaba su puesto de trabajo era tan sumamente aburrido y le motivaba tan poco que le llevó a padecer una depresión. El término que se utilizó en el juicio fue bore-out, que es un fenómeno de fatiga profesional causado por un trabajo demasiado aburrido (contrario a burn-out o ‘quemado’, cuando se le hace trabajar tanto que está al borde del colapso). 

El problema para Desnard era la falta de motivación y el poco interés de sus superiores, que no dudaron en asignarle tareas faltas de responsabilidad a pesar de ostentar un puesto de importancia. Trabajó en cosas tan nimias y que tenía tan poco que ver con su rol en la empresa durante los cuatro años que estuvo en la empresa que sentía que “descendía a los infiernos” cada día que pasaba. Es más, el propio Desnard reconoce que se sentía “avergonzado” de que le pagaran por “no hacer nada”. La situación se tornó tan grave, que no vio salida. Desnard confesó en el juicio que la situación le llevó a sumirse en una profunda depresión, e incluso a sufrir un ataque epiléptico mientras conducía. Uno de sus compañeros incluso declaró en el juicio que Desnard estaba tan afectado a nivel psicológico, que contemplaba acabar con su vida. 

Este fallo es importante en el derecho laboral del país, ya que a partir de ahora las empresas francesas tendrán que asegurarse que sus trabajadores no se aburren en sus trabajos.

Según informa el diario Le Monde , Desnard y sus abogados van a apelar el fallo para conseguir incrementar la cantidad compensatoria, “en vista de los daños físicos y morales sufridos”, y lo calculan en 360.000 euros.

Comentarios