Juzgan a cuatro vecinos de Ribeira que simularon la venta de una finca aprovechando que el propietario estaba ebrio

Juzgan a cuatro vecinos de Ribeira que simularon la venta de una finca aprovechando que el propietario estaba ebrio
Juzgan a cuatro vecinos de Ribeira que simularon la venta de una finca aprovechando que el propietario estaba ebrio

Los acusados le hicieron firmar un contrato de compraventa que incluía el pago de 90.000 euros, pero nunca fueron abonados

La sección sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña, con sede en Santiago, juzgará el próximo miércoles, día 17, a cuatro vecinos de Ribeira que orquestaron supuestamente una estafa simulando la compra de una finca a un conocido, aprovechando que éste se encontraba ebrio.

El escrito de acusación del fiscal, que pide tres años y medio de cárcel para cada uno de los acusados, recoge que los cuatro procesados eran conocedores de que la víctima padece un problema "crónico" de alcoholismo, lo cual aprovecharon para ejecutar su "plan".

En concreto, según explica el ministerio público, dos de los acusados, matrimonio, se presentaron en el domicilio de la víctima sabiendo que se encontraría en "estado de embriaguez" y allí "le apremiaron para firmar un contrato de compraventa de una finca de su propiedad" situada en Boiro, que había adquirido por herencia de sus padres.

Los dos acusados, añade, le presentaron al denunciante el contrato redactado, que estipulaba "como precio de compra la cantidad de 90.000 euros". Asimismo, constaba que "los compradores entregan en este acto en billetes de curso legal", algo que no hicieron. Los acusados se llevaron también el título de propiedad de la finca.

Fiscalía apunta que "los dos acusados carecían de capacidad económica para asumir la compra de tal inmueble, el cual nunca tuvieron intención de pagar ni de habitar". Por el contrario, considera que "esta acción obedecía a una maniobra fraudulenta, orquestada de común y previo acuerdo" con los otros dos acusados, un primo político de la víctima y el dueño de una inmobiliaria.

Puestos de acuerdo, los cuatro redactaron 16 días después del primer contrato, otro en el que figuraba la víctima como vendedor, uno de los acusados como comprador y el resto como testigos y en el que aparecia como importe 5.000 euros, cantidad que tampoco fue entregada.

Con estas operaciones, los acusados "'crearon' un título nuevo al objeto de conseguir la inmatriculación de la finca en el Registro de la Propiedad a nombre de una tercera persona, tras realizar una tercer contrato de compraventa a favor de la empresa 'Obra Nueva Imagen, S.L', domiciliada en Madrid, por 6.000 euros". Este último contrato fue elevado a escritura pública notarial el 3 de enero de 2008.

El Ministerio Público, que considera los hechos constitutivos de un delito de estafa, recuerda que la víctima está diagnosticado de alcoholismo crónico en grado grave, por lo que "sus facultades hallaban alteradas en el momento de la firmas de los contratos". 

Comentarios