Un repartidor de Amazon deja su trabajo vía Twitter y abandona su furgoneta llena de paquetes en una gasolinera

Un repartidor de Amazon deja su trabajo vía Twitter y abandona su furgoneta llena de paquetes en una gasolinera
Un repartidor de Amazon deja su trabajo vía Twitter y abandona su furgoneta llena de paquetes en una gasolinera

El hombre dejó las llaves en el interior del vehículo, llamó a un taxi y se fue a su casa

A estas alturas todos sabemos quién es Jeff Bezos, mandamás de Amazon y actualmente el hombre más rico del mundo. Es vox populi que algunos de sus empleados no gozan condiciones de trabajo dignas. Ese ha sido el motivo por el cual Derick Lancaster, un repartidor de Amazon en Detroit (Estados Unidos), decidió que estaba más que harto de su situación laboral y dejó su trabajo a mitad de la jornada. El joven lo anunció a través de Twitter, confirmando además que dejaba su furgoneta llena de paquetes abandonada en una gasolinera y con las llaves en el contacto. Después de publicarlo, cogió un taxi y se fue a su casa. 

“Fue inmaduro e irresponsable por mi parte. Pero al mismo tiempo, ya no podía más”, comentaba el joven a la cadena WXYZ después de que se viralizara su publicación, que para su sorpresa obtuvo más de 10 millones de interacciones en la red social. El joven admite que hizo lo que hizo porque estaba más que harto de sus condiciones laborales: largas jornadas de trabajo de más de 12 horas y demasiados paquetes imposibles de repartir a tiempo. Y todo, por 15.50 dólares (unos 14 euros) a la hora. El estar todo el día trabajando le impedía dedicar su tiempo libre a otras cosas, y la gota que colmó el vaso llegó cuando tuvo que perderse el cumpleaños de su hermana y su fiesta de graduación. 

“Mi hermana se enfadó mucho conmigo”, cuenta el joven, “Pero no tenemos un horario fijo y la presión por repartir todo en el menor tiempo posible pudo conmigo. Mi trabajo y mi salud mental valen más que 15.50 la hora”. 

Según el joven, denunciar la situación hizo que otros muchos repartidores decidiesen dejar sus trabajos, y así se lo habrían hecho saber a través de mensajes privados en Twitter.

Hay que decir que el joven volvió a la gasolinera varias horas después para que otro trabajador de Amazon pudiese recuperarla. Por suerte, seguía ahí.

Desde Amazon han contestado a través de un correo electrónico a Free Press , en el que aseguran que las reclamaciones del joven “no reflejan los altos estándares que tienen” para sus repartidores, y que están investigando lo sucedido “para tomar las medidas apropiadas” 

Comentarios