UNICAJA SALAMANCA: cuando los préstamos están por encima de la vidas

UNICAJA SALAMANCA: cuando los préstamos están por encima de la vidas
UNICAJA SALAMANCA: cuando los préstamos están por encima de la vidas

El banco ha dejado de lado a una residencia, a los ancianos y al personal al no apoyarla para tramitar un año de carencia en sus préstamos hipotecarios

La crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19 ha afectado a todos a nivel sanitario, pero también económicamente.

En un país sustentado principalmente por autónomos y PYMES, la inactividad obligada por el estado de alarma ha puesto a muchas de ellas en una difícil situación económica.

El Gobierno Central consciente de esta situación anunció y aprobó una serie de medidas urgentes de carácter económico y financiero con el fin de intentar paliar esta situación, medidas algunas de ellas, que se sustentaban en el buen hacer de las entidades bancarias y financieras de este país.

Sin embargo, recientemente ha llegado a nuestra redacción la situación de una Residencia para Mayores -actividad de la que es bien conocida la extraordinaria situación que han atravesado durante esta crisis sanitaria, que les ha exigido un mayor esfuerzo e inversión, tanto en equipos y medidas de seguridad, así como con el reforzamiento de sus plantillas, así como el cierre de las mismas- que ha visto como después de meses negociando la carencia de un año de su préstamo hipotecario con el fin de dar continuidad a la prestación asistencial que realiza, una pequeña oficina de la Unicaja Banco S.A.U. sita en Villares de la Reina (Salamanca) solo le ha puesto trabas a su solicitud, sin que a fecha actual haya permitido la formalización de la carencia solicitada. Desde abril llevan lidiando con el tema pidiendo un año de carencia y luego, si era necesario, una subida de cuota, en ningún momento solicitando más dinero. La respuesta tras meses de negociación sigue siendo la misma dejando desamparados a los ancianos ante la pandemia.

La realidad de esta forma de actuación de algunas entidades bancarias, a pesar de que esta crisis ha afectado a todos en mayor o menor medida, contrarias al espíritu normativo de permitir con la financiación y renegociación de las hipotecas, la que aboca a PYMES y autónomos a su probable cierre, con la consiguiente pérdida de puestos de trabajo.

Comentarios