Pierde en el tren una bolsa con 40.000 euros en cocaína y llama a la Policía para recuperarla

Pierde en el tren una bolsa con 40.000 euros en cocaína y llama a la Policía para recuperarla
Pierde en el tren una bolsa con 40.000 euros en cocaína y llama a la Policía para recuperarla

El joven dublinés temía más a los narcotraficantes que a la Policía

No es nada extraño perder una maleta cuando se viaja en tren. Menos frecuente es transportar en el equipaje cocaína por valor de 40.000 euros. Y aún más raro es pedir ayuda a la Policía para recuperarla. Eso es lo que hizo el joven dublinés Darren Barnwell, de 20 años, cuando creyó haber extraviado su bolsa en el tren que le llevaba desde la capital irlandesa a la ciudad de Cork, en el sur del país, en agosto de 2018.

Pero Barnwell no era entonces un ciudadano cualquiera, sino un mensajero de narcotraficantes. Y, naturalmente, temía más la reacción de sus jefes que a las autoridades. Por ello, no dudó en telefonear a una comisaria de policía para denunciar, en un estado de agitación, la pérdida de su bolsa de papel, que creía haber dejado en el tren.

El diario 'Irish Times' detalla que Barnwell mantuvo primero un altercado con el personal de seguridad de la estación de Kent porque no le dejaron regresar al vagón para buscar su valioso cargamento. Acto seguido recurrió a la Garda (policía irlandesa), que ya había sido informada sobre la acalorada discusión que había mantenido el "correo" con la seguridad.

De acuerdo con su propio testimonio, Barnwell recordó después que había entrado en una tienda cercana. Y tuvo suerte, porque los dependientes tenían la bolsa y, además, declararon que no habían mirado en su interior. Salió del comercio "en estado de pánico" y una patrulla de la Garda le dio el alto para examinar la bolsa y descubrir una gran cantidad de polvo blanco, que resultó ser cocaína, según declaró durante el juicio el agente al frente de la investigación, Kieran O'Sullivan.


Barnwell se declaró culpable de poseer estupefacientes con la intención de suministrarlos a terceras personas y el juez Sean O'Donnabhain le impuso una pena de cuatro años de cárcel. Sin embargo, el magistrado le conmutó el castigo por trabajos comunitarios, ya que el joven no tiene antecedentes y, durante los dos últimos años, no ha vuelto a aparecer en el "radar" de la Garda. En su sentencia, el juez calificó "el delito" cometido por Barnwell como "inusual".


Comentarios