Muere una bebé de dos meses a la que su familia inyectaba heroína

Muere una bebé de dos meses a la que su familia inyectaba heroína
Muere una bebé de dos meses a la que su familia inyectaba heroína

La tragedia ha tenido lugar en la ciudad de San Angelo, en Texas. La madre de la víctima, así como su abuela y el novio de ésta, han sido detenidos acusados de lesiones graves en primer grado contra un menor.

Tragedia en la ciudad de San Angelo, en Texas, donde ha fallecido una bebé de dos meses a la que previamente habían suministrado varias dosis de heroína. Así lo ha señalado la policía de San Angelo en su página web, donde han dado detalle de lo sucedido con este caso, así como del arresto de la madre de la víctima, su abuela y el novio de ésta como principales implicados en el suceso.

Una patrulla policial se trasladó a una vivienda ubicada en Webster Avenue tras ser avisada por el caso de una bebé que se encontraba inconsciente. Cuando llegaron, los oficiales se toparon con una menor de dos meses que, efectivamente, no reaccionaba ante ningún agente externo. Llevaron a cabo maniobras para intentar salvar la vida a la víctima mientras era trasladada al Cook Children's Hospital, en Fort Worth, donde permanecía con soporte vital hasta que ha fallecido.

Durante el reconocimiento médico, los sanitarios advirtieron numerosas marcas en las extremidades y la cabeza de la bebé. Con una muestra de la orina pudieron comprobar que había dado positivo en heroína. Es por ello que miembros de la Unidad de Delitos contra Niños de San Angelo iniciaron una investigación y descubrieron que el bebé no había recibido atención médica desde su nacimiento, a finales de agosto.


Implicados en la muerte del menor | San Angelo Police Department

Durante el registro de la vivienda, los agentes hallaron parafernalia relacionada con drogas, además de pequeñas cantidades de heroína, metanfetamina, marihuana y píldoras sospechosas. Ello llevó a detener a la madre de la víctima, Destiney Harbour, de 21 años; también, a la madre de Harbour, Christin Bradley, de 37 años, y a la pareja de ésta, Dustin Smock, de 34, como principales implicado en el suceso.

Los tres han sido acusados de haber ocasionado lesiones graves en primer grado a un menor y sus fianzas se han fijado en 100.000 y 50.000 dólares, respectivamente. No obstante, el Departamento de Policía de San Angelo ya ha informado de que la investigación de este caso sigue abierta y "es posible que se presenten cargos adicionales" contra los responsables.

Comentarios