Discute con su esposa y se marcha a dar una vuelta para "aclarar la mente": acabó recorriendo 450 kilómetros a pie

Discute con su esposa y se marcha a dar una vuelta para "aclarar la mente": acabó recorriendo 450 kilómetros a pie
Discute con su esposa y se marcha a dar una vuelta para "aclarar la mente": acabó recorriendo 450 kilómetros a pie

Fue la policía la que le paró los pies, y solo porque se estaba saltando el toque de queda

La noticia ha traspasado ya las fronteras de Italia y está dando la vuelta al mundo, algo que sin duda podría hacer también el protagonista de esta historia, –y en muy poco tiempo–, a juzgar por los hechos que rodean a la historia.



Todo sucedió en la ciudad italiana de Como, donde un hombre de 48 años tuvo una importante discusión con su mujer y, decidiendo salir a la calle para calmar los nervios y ‘acalarar la mente’, se echó a andar. Anduvo, anduvo y anduvo… hasta que nada más y nada menos que 450 kilómetros después la policía tuvo que intervenir para pararle los pies. Básicamente, porque cuando se lo encontraron se estaba saltando el toque de queda impuesto en Italia en el marco de la pandemia del coronavirus, según el cual un ciudadano no puede estar en la calle entre las 22:00 horas y las 5:00 horas salvo causas de fuerza mayor.


Un 'paseo' andando de 65 kilómetros diarios de media


Cuando los agentes le dieron el alto, ya en la localidad de Gimarra, cerca de Pésaro, lo último que esperaban escuchar es el sincero relato de un hombre lúcido y tranquilo, –aunque eso sí, algo “cansado”–, contando cómo tras discutir con su mujer se había echado a andar hasta llegar a ese lugar. Tras una semana desaparecido, había estado andando cada día una media de 65 kilómetros sobreviviendo con la que las personas que encontraba en el camino le proporcionaban.

“La gente me ofreció comida. Estoy bien, pero un poco cansado”, contó, tal como recoge el medio local Il Resto del Carlino.


La esposa corroboró la historia


Incrédulos ante lo que parecía un ‘remake’ de Forrest Gump, los policías inmediatamente pasaron a intentar contrastar si la rocambolesca historia que acababan de escuchar tenía siquiera algo de cierto. Y la sorpresa fue conocer que, efectivamente, todo lo que había contado era verdad. Su mujer, tras no volver a saber de él, presentó una denuncia, y posteriormente confirmó a las autoridades que, efectivamente, tras un conflicto familiar salió de casa a pie.


Una vez localizado el hombre, ambos se reencontraron, y además de marcharse juntos rumbo a su hogar se llevaron el recibo de la habitación de un hotel en el que en última estancia le dejaron descansar y una multa de 400 euros por saltarse las restricciones impuestas frente al coronavirus.


Comentarios
Lo más